Viaje al centro de la Psique de los adolescentes y sus problemas

shutterstock_163843757

Viaje al Centro de la Psique del Adolescente: Estudios y Estadísticas Sobre el Desarrollo del Adolescente

Muchos investigadores y maestros han estado dando conferencias durante años sobre la importancia de la educación en la primera infancia. Es de conocimiento común que el cerebro de un niño está en rápido crecimiento y desarrollo durante sus primeros años de vida. Para aprovechar al máximo este período de desarrollo del cerebro, la sociedad ha puesto en marcha una amplia gama de actividades educativas, así como una programación especializada para los niños pequeños de nuestros días. Sin embargo, el cerebro humano sufre otra oleada de desarrollo durante la adolescencia.

Con el principal objeto social que significa el desarrollar la educación en la primera infancia, es probable que la gente no se dé cuenta del desarrollo vital que sufre el cerebro de un adolescente. Los años que transcurren entre la primera infancia y la edad adulta son valiosísimos en la formación de un ser humano. Este periodo de vida incluye hitos más importantes en el desarrollo que lo que representa el estereotipo de hormonas torpes y de acné. Desarrollar un entendimiento de las fortalezas y las vulnerabilidades de la psique del adolescente asegurará que estos valiosos años no se desperdicien.

Cambios Fisiológicos en el Cerebro

Según el Doctor Robert Hedaya, Profesor Clínico de Psiquiatría en el Hospital de la Universidad de Georgetown y Fundador de la National Center for Whole Psychiatry, señala que “Durante los años de la adolescencia, bajo la influencia de nuevos mensajes hormonales masivos, así como de las necesidades y experiencias en ciernes, el cerebro del adolescente está siendo remodelado y reconstruido”.

Así mismo, señala que “tanto lo que un adolescente hace como a lo que está expuesto en este momento crítico en su vida, tiene una gran influencia en su futuro, ya que la experiencia y las necesidades actuales son lo que le dan fondo y forma al proceso de germinación en el cerebro.”

El Doctor Hedaya señala que la corteza prefrontal (PFC, por sus siglas en inglés) en el cerebro del adolescente está poco desarrollada y está debidamente equilibrada en lo que respecta a la parte emocional del cerebro, por lo tanto, el adolescente es incapaz de tomar decisiones racionales. Para el adolescente, la mayoría de sus decisiones son impulsadas por la emoción o por lo que “le hace sentir bien”. Estos descubrimientos sobre el cerebro de los adolescentes recorren un largo camino para explicar por qué los adolescentes son tan susceptibles a la presión de grupo.

La neurociencia demuestra que la corteza frontal determina la calidad de juicio, el autocontrol y la planificación sensible del cerebro y se desarrolla lentamente durante la etapa de la adolescencia. Cuando la corteza frontal no ha madurado completamente, el adolescente es físicamente incapaz de tomar decisiones racionales y disciplinadas en esa parte emocional del cerebro.

La investigación también ha tomado nota sobre las diferencias de género en el desarrollo del cerebro. David K. Urion, profesor asociado de neurología que trata a los niños con problemas cognitivos y Frances E. Jensen, profesor de neurología, explican que la parte del cerebro que procesa la información crece durante la infancia y comienza a disminuir, culminando en las niñas alrededor de los 12 a los 14 años de edad y se manifiesta en los hombres casi dos años después. La investigación sugiere que las niñas y los niños pueden comprender material que rete a su inteligencia en diferentes etapas que hacen que sufra un impacto en su rendimiento académico. Los sistemas educativos pueden necesitar reconsiderar las teorías y los métodos que se siguen dentro de la educación de los adolescentes.

Reconociendo las Respuestas Emocionales

shutterstock_228887686

En un estudio que realizó la Doctora Deborah Yurgelun-Todden, director de neuropsicología y neuroimagen cognitiva en el hospital Mclean, Massachusetts, en el que se muestran las diferencias entre el cerebro de los adultos y de los adolescentes, se descubrió que cuando se trata de identificar el miedo:

En relación con estos resultados, Yurgelun-Todd señala que, “Una de las implicaciones de este trabajo es que el cerebro de los adolescentes responde de manera diferente ante el mundo exterior que el cerebro de los adultos. Y, en particular, con la información emocional, el cerebro del adolescente puede estar respondiendo más con una reacción visceral que con una tipo de respuesta de un pensamiento ejecutivo. Y si ese es el caso, entonces una de las cosas que usted puede espera es que el adolescente tenga una respuesta de comportamiento impulsivo, más que de un tipo necesariamente reflexivo o mesurado”.

Un estudio realizado por el National Institute of Health (Instituto Nacional de la Salud) propuso que parte del cerebro que restringe el comportamiento arriesgado e impulsivo, tal como conducir de manera imprudente, así como en las habilidades de pensamiento, no se desarrollan completamente hasta la edad de 25. El Dr. Hedaya afirma que “no obstante, el PFC no está desarrollado en el adolescente y el cerebro emocional es el que gobierna en ese momento, hasta que el PFC se desarrolle a mediados de los veinte. El adolescente pensaría: “¡Esto va a ser muy emocionante!” – Si es que pensara en absoluto”.

Jensen se refiere al tema del cerebro del adolescente así: “Es un momento paradójico del desarrollo. Se trata de personas con cerebros muy agudos, pero no son muy seguros de qué hacer con ellos”. El cerebro está sólo al 80% del desarrolló en los adolescentes, por lo que es no es de extrañar que para los adolescentes, las decisiones racionales pueden ser difíciles de conseguir. El desarrollo del proceso de pensamiento maduro lleva tiempo.

Los resultados de las investigaciones impulsadas por la tecnología, apoyándose en imágenes de resonancia magnética llevadas a cabo en la última década, reveló que los cerebros pequeños tienen una sinapsis de rápido crecimiento y otras en que que sus secciones permanecen al margen hasta mediados de los años 20, dejando abierto a las influencias del medio ambiente a los adolescentes. Estos cambios en el cerebro dejan al adolescente propenso a tener un comportamiento impulsivo. Esto ocurre incluso sin el aumento de hormonas o por predisposiciones genéticas.

La American Academy of Child and Adolescent Psychology (Academia Americana  de Psicología del Adolescente) apunta una lista de comportamientos típicos del adolescente

o   cambios de apariencia

o   apartarse de casa o de la vida familiar

o   aumento en las discusiones

o   altibajos emocionales

o   experimentación con drogas y alcohol

La ciencia del sueño

El Cuerpo de los Adolescentes Crece a Tal Velocidad Que Requieren de Tener Muchas Horas de Sueño.

Un estudio reciente publicado en Medicina Preventiva, vincula la privación extrema de sueño con 12 resultados diferentes para los adolescentes. Estos resultados van desde la obesidad, el abuso de sustancias, y hasta tendencias suicidas.

shutterstock_160511123

LOS ADOLESCENTES CUYO PROMEDIO DE SUEÑO ES DE 5 HORAS SON:

37% más propensos a tener pleitos

40% más propensos a estar obesos

LOS ADOLESCENTES CUYO PROMEDIO DE SUEÑO ES MENOS DE 5 HORAS SON:

137% más propensos a tener pleitos

83% más propensos a estar obesos

El estudio encontró que conseguir seis o siete horas de sueño cada noche no aumentó el riesgo para la salud del adolescente o problemas de comportamiento más allá de los que tienen ocho o más horas de sueño.

Otras cosas, como el alcohol, la falta de sueño, y el rápido ritmo con la que la información es dada a los adolescentes en la era electrónica, también afectan individualmente a los adolescentes de manera diferente. Ellos son más sensibles a la estimulación que el adulto promedio. Un adolescente se vuelva adicto a las sustancias mucho más fácilmente que un adulto.

Las adicciones a los videojuegos están aumentando en la población adolescente. Según los estudios, los hombres son tres veces más propensos que las mujeres a ser adictos a los videojuegos. El profesor Allan Reiss, quien estudió la estimulación cerebral en los jugadores, encontró que los juegos violentos y competitivos tienden a “estimular el centro mesocorticolímbico del cerebro de un hombre. Esta región está típicamente asociada con la recompensa y la adicción.”

En mayo del 2013, se añadió el “trastorno por uso de Internet” (TUI) para el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Para ser considerado por el manual, la investigación ha provado que el tiempo frente a la pantalla se ha convertido en “un hábito regular que tiene el potencial de alterar la vida cotidiana, pero también existe evidencia neurológica que sustenta ese postulado. Al igual que otras adicciones, el tiempo que se pasa frente a la pantalla crea notables cambios en la química del cerebro: lo más notable es en la liberación de dopamina.

Los Adolescentes y las Adicciones

Las adicciones no son cosa de risa. El cerebro de los adolescentes en desarrollo es más susceptible en lo que se refiere a las adicciones y a poder desarrollarlas. De acuerdo con el National Institute on Drug Abuse (Instituto Nacional para el Abuso de las Drogas), menciona que “consumir drogas en cualquier edad puede llevar a una persona a crear una adicción; entre más temprano comienza el uso de una droga, es más probable que progrese hacia un abuso más grave, lo cual plantea un desafío especial en lo que respecta a los adolescentes.”

En un estudio realizado por Jensen, se expuso al alcohol células del cerebro de ratas. Como resultado se dio que existiera un bloqueo en cierta actividad sináptica. En el estudio se comprobó que, cuando el alcohol se eliminó, las células del adulto se recuperaron más rápido, en tanto que las células del adolescente permanecieron “deshabilitadas”.  El área menos desarrollada, la corteza prefrontal, es impactada en gran medida. Causando con ello disfunción a un nivel muy alto.

Los cerebros de los adolescentes son susceptibles a los efectos del alcohol. La investigación muestra una fuerte correlación entre la edad y la intensidad de cuando los adolescentes comienzan a beber. Estos son los indicadores de abuso del alcohol y de adicción que se manifiestan más tarde. Estos razonamientos científicos apoyan que la edad legal para beber sea a los 21 años de edad, a pesar de las críticas que expresa la población en general.

El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo), afirma que “la exposición del cerebro al alcohol durante este período (antes de los 21 años) podría interrumpir los procesos clave del desarrollo del cerebro” y que puede persistir el “daño cerebral inducido por el alcohol.” Esto se conoce comúnmente como ” Arrested Development” (Atraso en el desarrollo) Bloquear el progreso mental y emocional, esto hace que el adicto se quede atrapado en ciertas etapas de su desarrollo.

shutterstock_100740502

Un estimado de 7.3% de los estadounidenses consumen mariguana después de los 12 años.

–       Con más de 7.6 millones de personas que la usan diariamente.

–       Escasamente 6.5% de chicos que estudian la preparatoria fuman mariguana todos los días.

–       Más del 5.1%, 5 años atrás.

Muertes por drogas. “Más del doble entre los adolescentes y adultos jóvenes entre 2000 y 2008, y estas muertes inducidas por las drogas no están siendo impulsadas ​​por las drogas callejeras ilegales, sino más bien por el abuso de medicamentos recetados”. Las medicinas para la tos y el resfriado son fáciles de encontrar y de tener acceso. Los adolescentes también están ingiriendo medicamentos recetados, una encuesta informó, porque “cerca de un tercio de los padres creen que los estimulantes de prescripción pueden mejorar el rendimiento académico de sus hijos adolescentes”.

Comportamientos de Riesgo y de Autodestrucción.

Los adolescentes también se involucran en conductas de mayor riesgo que se consideran anormales.

Los comportamientos de autodestrucción se consideran anormales y tan solo en los estados unidos existen aproximadamente dos millones de casos documentados cada año. Estos comportamientos incluyen la auto-laceración por objetos punzo cortantes, la auto-estrangulación, auto-marcaje, quemarse, y ​​otras lesiones auto infligidas extremas.  El Dr. Stuart Goldman, co-director del Moon Disorder Program at Children´s Hospital Boston (Programa de Trastornos del estado de ánimo en el Hospital de Niños de Boston), informa que no es nada nuevo que los adolescentes se lastiman “como una forma de manejo del estrés o de auto castigo cuando se siente abrumados”.

Un estudio procedente de la Universidad de Cornell muestra conductas de auto-daño, cuando se expone a la tensión y a sentimientos de impotencia; es más común en los adolescentes de lo que la gente pudiera creer. Muchos adolescentes que se autolesionan, informaron a los médicos que aprendieron las técnicas de amigos o por Internet. El estudio señaló que 12 a 37 por ciento de los adolescentes durante la adolescencia temprana “se cortan”, se auto-inflingen rasguños y laceraciones. Las mujeres tienden a cubrir al 60 por ciento de las personas que participan en conductas de auto-daño. Cerca del 50 por ciento de las personas que se dedican a prácticas de mutilación tienden a comenzar a la edad de 14 y puede continuar hasta los 20 años.

La auto-estrangulación, más comúnmente conocido como “el juego de la asfixia”, es otra forma de comportamientos de auto-lesión en adolescentes.  Los adolescentes privan a sus cerebros de oxígeno para alcanzar un efecto similar al hecho de estar “puestos”.  Según los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), los adolescentes “se ahogan entre sí o utilizan un lazo para ahogarse a sí mismos. Después de poco tiempo, los niños pueden salir, lo que puede provocar lesiones graves o incluso la muerte por ahorcamiento o estrangulamiento”.

A continuación se enumeran algunas estadísticas de los CDC:

o   Los chicos eran mucho más propensos a morir por el juego de la asfixia que las chicas; 87% de las víctimas eran chicos.

o   La mayoría de los chicos que murieron tenían entre 11-16 años (89%).

o   Casi todos los chicos que murieron estaban jugando el juego solos cuando murieron.

o   Las muertes se han producido en todo el territorio de los Estados Unidos; el juego de la asfixia no se limita a una zona del país.

Trastornos mentales en adolescentes

En la adolescencia es cuando una gran cantidad de trastornos mentales se comienzan a reconocer porque muestran síntomas de comportamientos irracionales. La esquizofrenia a menudo se observa durante los años de la adolescencia. En una revisión de la investigación del Dr. Chris Hollis, en mayo del 2000, los “Advances in Psychiatric Treatment” (Avances en el tratamiento psiquiátrico), los adolescentes con esquizofrenia podrían “tener un comportamiento extraño o del habla. Por ejemplo, pueden caminar hacia atrás o tener movimientos de forma repetitiva. El comportamiento bizarro y repetitivo es más característico de la esquizofrenia adolescente”.

Se conocen como síntomas de esquizofrenia el pensamiento confuso, lenguaje desorganizado, alucinaciones, delirios, no mostrar emociones, y la falta de higiene. Aproximadamente del 70 al 80 por ciento de las personas que tenían 2 o más de los siguientes síntomas desarrollaron esquizofrenia:

o   Historia genética

o   Altos niveles de pensamientos que tienen poco sentido

o   Sospecha y / o paranoia

o   Aislamiento social

o   Abuso de sustancias

Se espera que los adolescentes asuman roles de adulto cada vez a edad más tardía. Debido a esto, no se espera que sus cerebros se desarrollen si no hasta mucho más tarde de lo que fuera común en años pasados.  El cerebro del adolescente se desarrolla en su totalidad entre las edades que van de los 18 a los 23.

La ciencia y el manejo de las Adicciones señala que, “el cableado de los pensamientos lógicos se utiliza más y más conforme las conexiones se hacen más fuertes, y cuando este proceso llega a su fin, las partes de los nervios se cubran de una capa de grasa llamada “vaina de mielina.” Al igual que el aislamiento en un alambre, esta capa de grasa permite que las conexiones nerviosas se procesen más rápido, haciendo racional, razonada, más rápida y más automática la toma de decisiones.”

Alrededor de los 18 años, ” el número de conexiones en el cerebro de un adolescente se ha reducido a alrededor de 500 trillones; el mismo número que un adulto joven tenía cuando cumplió de 8 meses de edad”. El cerebro ya no tiene la capacidad de adaptarse rápidamente, pero el cerebro es más fuerte y más estable. Estas conexiones dan a cada persona una personalidad única a través de los pensamientos y emociones.

No se Apresure a Buscar Culpas

La sociedad culpa a una gran cantidad de problemas de la adolescencia basándose en su personalidad irascible, por las hormonas y por su torpeza. La verdad del asunto es que hay mucho crecimiento sucediendo dentro de sus mentes jóvenes. Es importante emprender un viaje al centro de la mente del adolescente para entender cómo piensa y actúa en ciertas situaciones.

Al reconocer cómo se desarrolla el cerebro adolescente, los educadores y los padres comienzan a entender las complejidades de su mente. Procurarles actividades adecuadas y tratar de entenderlos ayudará a aprovechar este crecimiento en su cerebro para el beneficio de todos. Los adolescentes de hoy merecen una sociedad que cumpla y enriquezca este período de desarrollo y proporcionarles los recursos adecuados.

You may also like

Leave a comment