Rastrear el teléfono celular de su hijo

¿Por Qué Debería Rastrear el Teléfono Celular de Su Hijo Antes de Sacar Conclusiones?

shutterstock_94827715

Sospechar que un adolescente esté haciendo algo indebido es algo tan normal como respirar – después de todo, los padres recuerdan cómo eran ellos en su adolescencia y la verdad es probable que cualquier adolescente esté ocultando algo.

Podría ser algo con muy poca importancia como la calificación que sacó en su última tarea o bien, algo más grave como estar metido en algún problema de drogas. Los adolescentes habitualmente esconden cosas por el deseo de tener privacidad – y uno de los principales argumentos en contra de los teléfonos celulares que rastrean es que los adolescentes merecen tener esa privacidad.

Pero rastrear los teléfonos celulares de los niños no necesariamente significa que está usted violando su privacidad. Usted está haciendo su trabajo como padre y se está procurando la información necesaria para acercarse a su hijo cuando éste esté haciendo algo que en realidad sea un problema.

Lidiar Con Sospechas

No hay demasiadas opciones cuando usted sospecha del comportamiento de un niño. De hecho, sólo hay tres opciones que son incluso vagamente razonables.

La Confrontación significa en sí, traer el tema a discusión y básicamente hacer que el niño se defienda. Esto inmediatamente los hará que se molesten y socavará la confianza que tienen en usted… especialmente si creen (correcta o incorrectamente) que usted está equivocado al respecto del problema y que él está siendo atacado injustamente. Esto es especialmente perjudicial para una relación si sucede una y otra vez. Imagine un matrimonio donde un miembro acusa constantemente al otro de ser infiel y podrá ver lo mal que las cosas podrían ponerse.

Ignorar a menudo consiste en darle un grado de confianza al niño. Cada padre quiere creer que su hijo es maduro y digno de confianza, y muchos lo son. Pero incluso el joven más sensato está constantemente lidiando con las tensiones emocionales y físicas que implican el crecer, y eso significa que su juicio se verá puesto en contradicho en algunos momentos. ¿De verdad quiere usted dejar la seguridad de su hijo al azar?

Monitorear es un intento muy razonable para obtener más información antes de tomar una decisión final. Una de las peores cosas que puede usted hacer es enfrentarse a un niño cuando se carece de evidencia. Esa bolsa de polvo marrón podría parecer droga, pero si en realidad se tratara de una mezcla especial de azúcar que él o ella iba a usar para hornearle un postre sorpresa, entonces usted se va a sentir muy mal por gritarle a su hijo cuando la verdad salga a flote.

En pocas palabras, sacar conclusiones precipitadas siempre será un mal plan para tratar con los adolescentes. El Monitoreo pone fin a todo esto, lo que le permite poner en práctica el útil principio de “confío pero verifico”.

El Valor de la Información

Los niños usan sus teléfonos para casi todo en estos días, así que vamos a ver lo que sucede cuando se realiza un seguimiento a los teléfonos celulares de los niños, para obtener más información sobre lo que están haciendo.

En el mejor de los casos, hacer un rastreo al teléfono de su hijo le podría demostrar que usted estaba preocupado por nada. Todo se resume en mirar discretamente el historial solo para estar seguro – lo cual es una acción muy responsable.

En este escenario, se le evitará ocasionar que su adolescente se moleste con una acusación falsa y que usted obtenga cierta seguridad de que no se está metiendo en algún problema. No es realmente diferente de lo que sería checar de manera ocasional la bolsa de su hijo para asegurarse de que no haya nada en ella que no deba estar.

Sin embargo, también es cierto que usted podría encontrar algo comprometedor en su teléfono. En tal caso, usted podrá hacer frente a su hijo con pruebas sólidas sobre sus malas acciones y unir objeciones y castigos a las pruebas, en lugar de solo basarse en suposiciones.

Cualquier escenario le permitirá tener una conversación más productiva con un adolescente; hablar con ellos acerca de sus acciones y ayudarles a ser mejores. Recuerde, esto se aplica incluso para aquellos jóvenes que no han hecho nada malo. Usted podría simplemente explicarle que ha notado ciertos comportamientos, pero que decidió confiar en su hijo esta vez. Sin embargo, es posible que desee pensar en la forma en que están actuando y cómo podría hacer que otras personas pudieran sospechar de ellos…

Recuerde, la mayoría de los adolescentes se avergüenzan muchísimo si se les atrapa mientras hacen algo incorrecto. A menudo están dispuestos a aceptar los castigos que usted les dé y probablemente no se pondrán en su contra, pero la vergüenza será algo que les molestara por un tiempo bastante largo.

Paternidad Responsable

shutterstock_213588556 (1)

No Siempre es Fácil Encontrar el Balance Correcto

Un padre responsable es aquel que aborda una discusión con hechos, evita saltar a conclusiones, y escuchará al menos la explicación del adolescente sobre su comportamiento. El Monitoreo del teléfono de un adolescente es una de las mejores maneras de evitar sobreactuar y acusarlo falsamente de tener una mala conducta, cuando en realidad no cometieron ningún acto reprobatorio. Esto también puede ayudar a evitar que cualquier padre reaccione de forma exagerada a cuestiones más pequeñas: no hay necesidad de hacer frente a un adolescente sobre cada pequeña mentira o cuando intente ocultar algunas cosas, ya que en el largo plazo sólo se conseguirá que sea más creativo en cómo ocultarlas.

Por el contrario, en realidad, la capacidad de rastrear los teléfonos móviles de los niños puede ser más propicio para la construcción de una relación positiva con el adolescente y así, asegurarse de que estén listos para enfrentar los desafíos que tienen por delante. El padre verdaderamente responsable es aquel que se centra en la crianza de sus hijos de la mejor manera posible, incluso si ese niño desaprueba algunos de los métodos utilizados. Somos los primeros en admitir que no es fácil ser un buen padre de familia, ya que a veces se tiene que hacer el papel de villano…  pero al final, la paternidad responsable puede marcar una diferencia real y positiva en la vida de un niño. Sin más, usted podrá hacer a un lado las falsas sospecha y centrar sus esfuerzos en construir firme una relación en vez de derribarla.

No siempre es fácil encontrar el equilibrio correcto cuando se esté al tanto de un adolescente, así que aquí algunos consejos para llevar a cabo la supervisión del teléfono de manera responsable:

o   Decida si desea o no decirle a su hijo que usted lo va a monitorear. Ambos puntos de vista tienen sus méritos. Un recordatorio de que están siendo observados puede alentar a los adolescentes a comportarse de manera correcta, mientras que al observarlo de forma secreta puede ayudarle a averiguar la verdad sin que el adolescente lo sepa. Esta es una decisión caso por caso y debe ser manejada con base en la historia del niño y el nivel de confianza que les tiene.

o   Si finalmente decide decirle al adolescente que lo está haciendo, haga hincapié en el software como una manera de demostrar que ellos merecen su confianza. Concéntrese en el aspecto de seguimiento de la ubicación que ofrece el software. Si el teléfono demuestra que sólo se dirigen a donde nos dijeron que lo harían, entonces ¡ellos lo están haciendo muy bien! No se olvide de recordarles que pueden llamarle si deciden cambiar sus planes – y que usted sea generoso al aprobar los cambios de horario que ellos pidan.

o   Observe el comportamiento del niño conforme pasa el tiempo. Muchos adolescentes tienen áreas en las que mienten con mayor frecuencia. Comprender por qué están mintiendo acerca de cualquier tema puede ayudarle a decidir si vale o no la pena enfrentarlos al respecto. Claro, es probable que pueda tener una novia secreta – pero tal vez simplemente no se lo han dicho porque no están seguros de qué tan en serio va la cosa y no quieren que se burlen de ellos si su relación termina unos días más tarde.

o   Compruebe regularmente los informes sobre la actividad de su hijo. Los adolescentes de hoy a menudo usan sus teléfonos durante muchas horas al día, por lo que tendrán que estar atentos si desea detectar problemas que puedan surgir.

You may also like

Leave a comment