No Permitas Que Tu Hijo Use Su Celular Mientras Conduce

Conducir distraído siempre ha sido un peligro, especialmente para los adolescentes quienes no son lo suficientemente maduros para entender los peligros y sus consecuencias. Desde escuchar música a todo volumen, hasta comer el almuerzo para socializar con sus amigos en el auto, existen miles de distracciones para los adolescentes en el camino.

Desde que salieron al mercado los teléfonos celulares, los adolescentes se han apoyado en estos para mantenerse comunicados y hoy en día para mantener su estatus social, haciendo que el número de distracciones al manejar crezca monumentalmente. Con la creciente presión de las redes sociales, tales como Facebook, Snapchat, Instagram y Whatsapp, el peligro es mucho mayor, ya que demandan demasiada atención. Recuérdales a tus hijos que no deben escribir o interactuar con el teléfono mientras están conduciendo, bajo ninguna circunstancia. Tan solo unos segundos de distracción podrían terminar en terribles consecuencias, involucrando serias heridas y la muerte.

Los peligros de conducir distraído

El grupo de campaña de concientización acerca los mensajes de texto y seguridad al conducir notó que a pesar del hecho de que en 2011, 23% de las colisiones vehiculares tenían lugar cuando uno de los conductores se distraía interactuando con el teléfono celular. Y casualmente el riesgo de accidentes de tráfico aumenta un 23% si se utiliza el celular mientras se conduce. Las estadísticas también muestran que 77% de los adolescentes y jóvenes adultos, creen que pueden manejar de forma segura mientras utilizan sus smartphones.

Sin embargo, nuestra capacidad de atención se ve disminuida considerablemente, y durante varios segundos no estamos viendo lo que sucede en el camino. Incluso manejando a velocidad moderada, digamos 20 km por hora, en menos de 5 segundos puedes recorrer el equivalente a un campo de fútbol, una distancia considerable como para darse el lujo de no prestar atención.

Cerca del 50% de los niños entre 12 y 17 años, reporta haber estado en un auto mientras su conductor estaba mandando un mensaje o revisando sus redes sociales. Y uno de cada 5 conductores admiten navegar en internet mientras manejan. Dado que los conductores adolescentes solo son un pequeño porcentaje de conductores en la vía, esto significa que sus padres son igualmente culpables de las distracciones, tanto como sus hijos. Da un buen ejemplo, si tus hijos te ven utilizando el teléfono mientras manejas, asumirán que dicho comportamiento está permitido.

Las estadísticas de colisiones que involucran teléfonos móviles son considerables. La manipulación del teléfono mientras se conduce, causa ONCE muertes de adolescentes diarias, de acuerdo con el Instituto de Seguridad Vial. La Administración Nacional de Transporte y Seguridad Vial declara que utilizar el teléfono mientras se conduce es igual de peligroso que conducir después de beber alcohol, ya que disminuye la velocidad de reacción y atención drásticamente.

Las consecuencias reales no son una broma. En 2013, Newsday reportó que manipular el teléfono al manejar es la primera causa de muerte entre adolescentes que manejan. En cambio el número de reportes de adolescentes bebiendo alcohol y manejando ha disminuido significativamente, mientras que los adolescentes que admiten utilizar el celular mientras manejan se ha disparado.

Muchas agencias y compañías han trabajado duro para producir anuncios de servicio público en contra de éste comportamiento. CNN expuso la historia de Liz Marks, una estudiante de preparatoria quien ha sufrido una severa lesión cerebral, seguida de una colisión vehicular debido a que desvió su atención para mirar su teléfono y leer un mensaje de su madre. En lugar de ir a su graduación y su fiesta de promoción, ha tenido que dedicarse a volver a aprender a caminar, hablar, leer y escribir, y ahora está ciega de un ojo.

La televisión también se ha sumado a la campaña de “no utilices el teléfono mientras conduces”. En la tercera temporada de la serie Glee, la popular porrista y reina del colegio, (Dianna Agron) sufrió un horrible accidente de tráfico, con un camión que la aplastó, y ella no pudo esquivarlo por estar leyendo un mensaje de texto.

Varios episodios después, trabajó durante horas diarias en una fisioterapia para mejorarse de una herida que le dejó las piernas paralizadas. Agron luego se une a la campaña nacional “No uses el celular, evita un accidente vehicular”.

222

El uso del celular mientras conduces y la Ley

De acuerdo con los Gobernadores de la Asociación de Seguridad Vial, es ilegal conducir y usar el celular en casi todo el territorio estadounidense, incluyendo sus provincias. Lo cual significa que dicha actividad, no solamente es peligrosa, sino ilegal. Las consecuencias varían de estado a estado, desde multas, hasta cargos criminales y tiempo en prisión si alguien ha resultado herido. Los castigos pueden aumentar si los imputados inciden en sus ofensas a la ley.

Las consecuencias no solo son legales, sino prácticas también, se pueden quitar puntos a la licencia y suspender los privilegios de manejo, asistir a clases de seguridad, o confiscación del vehículo.

Herramientas de monitoreo para verificar que tu hijo no utilice el celular mientras conduce

Dar el ejemplo es el más poderoso y efectivo modo de prevenir que tus hijos utilicen el celular mientras conducen, también hay numerosas aplicaciones y programas de conducción segura que ofrecen formas de prevenir que tus hijos manipulen el celular mientras manejan.

Con la aplicación de TeenSafe, los padres pueden inhabilitar o bloquear aplicaciones y mensajes de texto mientras sus hijos están manejando. Esta es la forma perfecta de asegurarte de que tu hijo no se distraiga con su smartphone, y aun así tenerlo disponible para hacer o recibir llamadas de emergencia. Puedes establecer momentos durante el día para hacerlo, como después del colegio, de camino a las prácticas, o en los viajes escolares.

Como ya hemos mencionado, es mucho más efectivo evitar las tentaciones si te conviertes en un padre ejemplar. Debes aplicar las normas que les estableces a tus hijos a ti mismo. Usa un dispositivo manos libres cuando hables por teléfono, y solo revisa los mensajes cuando el vehículo esté detenido. Tu vida y la de tu familia valen más que el riesgo de mirar a la pantalla del teléfono.

Ya sea que pongas el ejemplo o tomes medidas de prevención monitoreando los hábitos de conducción de tus hijos, o ambos, nunca es demasiado cuando se trata de prevenir accidentes y mantener a salvo a tus hijos (y a los demás) en la vía.

You may also like

Leave a comment