Mi iphone y la presión de ser social

Redes-sociales1

Essena O’Neil es una joven que ganó la atención internacional en Noviembre del 2015 cuando anunció en Youtube e Instagram que renunciaría a las redes sociales. La “Estrella del Instagram” Essena O’Neail de 18 años contaba con medio millón de seguidores en Instagram y miles de seguidores en Youtube.

La presión constante de publicar contenido y mantener su apariencia física frente a sus seguidores le robo la identidad. “Tenía una ‘vida de ensueño’ pero todo lo que hacía estaba editado para obtener mayor cantidad de likes, visitas y seguidores”, dijo en su último video.

En el video reflexiona acerca de su introducción a las redes sociales y su propia imagen antes de hacerse famosa. “Cuando tenía 12 años, me decía mi misma que no era nadie, que no merecía nada porque no era popular ni hermosa según los estándares de la sociedad. Obsesivamente observaba a todo el mundo en línea. Miraba a otras chicas que eran modelos, bonitas y famosas en Youtube. Tenían tantos likes, vistas y suscriptores, pensaba que debían ser muy felices, rodeadas de tantas personas que las querían y apreciaban, entonces pensé, ¡Quiero eso!

Entender la Adolescencia

La experiencia de Essena a los 12 años no es única. La etapa adolescente siempre ha sido difícil e incómoda. Es el pasaje directo a la pubertad, por lo tanto se despiertan las inseguridades y se pierde la autoestima, incluso sin la presencia de los selfies y las redes sociales.

A medida que las hormonas se disparan, un joven se va separando de su infancia, manifestando una pérdida de la alegría con todo lo que lo asocie a ser visto como un niño. Ellos realmente no saben quiénes son, y no se sienten cómodos con sus intereses pasados, pues les preocupa que los vean como infantiles. Luchan por ser valorados y respetados en nuevas formas por sus pares y por los adultos.

Los padres de la generación de redes sociales se enfrentan a nuevos retos durante la adolescencia de sus hijos, retos incomparables como ninguno antes visto. Tal y como vimos con Essena en su último video, el problema se fue haciendo cada vez más evidente a medida que buscaba su propia felicidad. “Nunca fue suficiente. Me dejé definir por algo que no era real”.

Los medios sociales y la comparación social

La adicción a las redes sociales se han convertido en un problema para los adolescentes del siglo 21. Los adolescentes sienten la presión de estar constantemente disponibles las 24/7 en sus cuentas. Un gran cambio estos últimos años debido al acceso. Los celulares y las aplicaciones facilitan la conectividad inmediata, y a la vez aumentan la presión con nuevas redes como Snapchat, Kik, Whatsapp, etc.

Redes-sociales2

Los usuarios entre 15 y 19 años pasan al menos 3 horas al día en las redes sociales, ¿Y en qué consiste? Además de selfies y compartir videos de gatitos, se trata de la comparación que se establece en estos medios. Se comparan los aspectos de sus vidas, incluyendo sus decepciones.

Ese pequeño vistazo en la vida de sus pares, comparada con su propia monotonía, crean una mala interpretación del éxito y valor personal, causando problemas, no solo para ellos, sino para los demás.

Un estudio publicado en el Diario de Psicología Clínica y Social, encontró que la comparación social ha sido el factor que conecta los síntomas depresivos con el Facebook. “Esto no significa que Facebook causa depresión, peros esos sentimientos depresivos, desperdicio de tiempo en Facebook y comparación de sí mismos con otros, tienden a ir de la mano.” Dice Maily Steers autora del studio.

Esta tendencia natural de compararnos a nosotros mismos con los demás se amplifica con sitios web como Facebook, donde la única actividad es ver y compartir publicaciones de tu vida con tus “amigos”.

La presión de ser social

Essena aclama ese estilo de vida que llevaba parecía perfecto, sin embargo se sentía miserable. Todos en las redes sociales, de acuerdo con Essena, eran miserables. Aunque esta parezca ser una generación resaltante, los síntomas depresivos y la ansiedad se han incrementado, probando así que las redes sociales pueden traer este efecto secundario a los jóvenes, mucho peor en preadolescentes, y usuarios que se conectan en la noche.

Los jovencitos sienten que deben estar disponibles constantemente, llevando este comportamiento a la ansiedad, la depresión, y la incapacidad de dormir. El hecho es que muchos chicos invierten un alto nivel emocional en sus redes.

Essena O’Neil no es la primera estrella que dramáticamente renuncia a las redes sociales. En el 2009 Miley Cyrus publicó un video en Youtube en el cual explica por qué estaba eliminando su cuenta de Twitter. Tenía 16 años en ese momento. En el video dice rapeando: “La razón es simple. Empecé twiteando acerca de las espinillas. Me detuve de vivir por momentos y empecé a vivir por la gente.”

Unos años después, volvió – en parte debido a la promoción de un tour musical, y en parte a su propio deseo de seguir a Charlie Sheen.

Con su retorno, parecía obvio para los medios que sería difícil para cualquiera renunciar realmente a las redes sociales. Menos aún con la forma en que están arraigadas a los negocios, amistades y relaciones.

Los aspectos positivos de las redes sociales

Por encima de todo muchos consideran que el mensaje de Essena fue positivo, pero algunos han respondido con críticas. Desde que renunció dramáticamente a las redes sociales, Essena comenzó una campaña no sólo para revelar las secretas ansiedades de sus publicaciones en Instagram, sino para promover causas en las que ella creía, tales como el veganismo.

Esto parece ser hipócrita pues aún sigue utilizando ciertas formas de conexión a las redes sociales. Borró su canal de Youtube, pero creo uno nuevo en Vimeo, para publicar videos nuevos en su sitio web. Lo que viene con eso, y quizás lo que aún está aprendiendo Essena es que las redes sociales se han convertido una parte necesaria para que su voz sea escuchada en la sociedad. Incluso cuando ya renunció a las redes sociales, las continúa usando en su nuevo modo de vida enfocado en la felicidad.

Otra Youtuber, Anna Russett, publicó una video respuesta, poco después de que el video de Essena se hiciera viral, Anna dijo: “No soy falsa. No soy miserable. Las redes sociales son maravillosas por muchas razones. Son espacios en donde las personas que normalmente no son escuchadas. Pueden ser escuchadas.”

Las redes sociales pueden servir a dos propósitos opuestos, la industria y el espacio público que los usuarios pueden usar para su beneficio. No deberíamos olvidar  las oportunidades potenciales que se derivan de las conexiones online, donde se pueden construir y mantener las relaciones humanas.

Soluciones

Redes-sociales3

Sin las redes sociales, quizás Essena habría tenido los mismos problemas con su cuerpo, pero no habría tenido la experiencia de valorarse a sí misma a través de vistas y likes. Lo que destruyó su potencial de felicidad fue su necesidad de ganar más y más aún después de conseguir miles de suscriptores y un contrato de modelaje. Hay maneras en que los padres de preadolescentes pueden combatir la presión establecida por la sociedad.

Estimular los momentos de meditación a solas para entender sus propias emociones, crear reglas para la prohibición del uso de celulares en ciertos espacios familiares, etc. Esto puede hacer una gran diferencia para que piensen en sus vidas reales en lugar de sus vidas a través de estas redes. Limitar y reducir el acceso a las redes no es la manera más simple o la más factible solución.

Una mejor alternativa sería nutrir su autoestima. Recordarles su verdadero valor en la vida.

Al final del video de Essena, ella comparte algunas revelaciones: “¿Sabes lo bueno que es no pensar en lo que los demás están haciendo, sino ser verdaderas personas? No tienes que ir a las redes sociales para conectarte con los demás.”

Ese es el mensaje que todos, no solo los chicos, deberían prestarle atención.

You may also like

Leave a comment