Madre habla sobre su hija Secuestrada, Seguridad Online y Localizador GPS

Jo Wheeler se quedó sola en casa, llena de pánico, deseando un localizador GPS con gran intensidad, pues su hija había desaparecido. Tenía una mano fracturada, así que con la otra se dispuso a llamar por teléfono a la policía e investigadores especialistas en personas perdidas, con la esperanza desesperada de encontrar a su hija, una niña de 12 años que fue vista por última vez a través de las cámaras de seguridad de su propia casa, cuando se montaba en el auto de un joven mucho mayor que ella.

En vista de que abrazó al joven y entró al carro de manera voluntaria, la policía etiquetó a su hija como “fugada” y se rehusó a poner una alarma. El FBI dijo que no podía ayudar porque la niña no había sido secuestrada. Frenéticamente, la madre contactó a todos los amigos de su hija, quienes no sabían nada del secreto que su hija guardaba tan cerca.

Wheeler intentó contactar a las noticias locales en vano. Acudió a las redes sociales por ayuda, pero sus familiares y amigos aunque preocupados, no podían ofrecerle verdadera ayuda para rastrear a su hija, por lo tanto tampoco contaba con ellos.

Estaba sola.

Una infancia saludable que comienza a destruirse

Contactamos a Jo Wheeler para hablar de su experiencia. Admitió sentirse cegada, pues hasta hacía unos días antes del secuestro, su hija había sido una preadolescente feliz, saludable y normal. Había pensado que como madre había hecho todo bien, conocía a todos sus amigos y a los padres desde su infancia, y utilizaba Netnanny cómo método de control parental. También inhabilitó el chat de minecraft el videojuego favorito de su hija desde los 7 años.

“Piensas que sabes todo sobre ellos” Dijo Wheeler. “¿Que tantos problemas podría encontrar?”

Más tarde Wheeler se enteró de que su hija había aprendido de sus amigos a instalar aplicaciones en su teléfono que no pudieran ser detectadas por Netnanny, por lo cual su madre no recibía reportes sospechosos. Además se despertaba a mitad de la noche para jugar videojuegos con completos extraños, todo sin levantar sospechas de su madre.

“Sé que mi hija es inteligente, pero no sabes cuánto hasta que te enfrentas a algo como esto.”

ts262

Señales de Alerta Temprana

Una mañana, Wheeler recibió un reporte de Netnanny de que su hija había estado viendo una película prohibida a las 3:00 am.

“Estaba furiosa, así que le quité la PC, y configuré la computadora para estar apagada de 8:00 pm hasta las 7:00 am.”

Durante 3 semanas, su hija manejo la nueva restricción bastante bien. Se le devolvió la PC, pero su madre la confiscaba junto con el celular a las 8:00 pm.

“Una noche olvidé quitarle el teléfono, me fui a la cama y desperté a las 11 acordándome de aquello, y me dispuse a quitárselo. La desperté para preguntarle donde estaba y me dijo que probablemente estaba en su bolso, pero podía ver el reflejo de una luz bajo las sábanas. Ella lo tenía en sus manos, así que se lo quité.

Así fue como el problema real comenzó.

Confrontación, Escalado y Revelación.

Cuando Wheeler intentó quitarle el teléfono a su hija, esta se resistió ferozmente. Una lucha física tuvo lugar y en un desesperado intento de su hija por apagar el celular, le apretó tan fuerte la mano a su madre que se la fracturó.

Wheeler estaba horrorizada con la transformación.

“Pasó de ser una dulce e inocente niña que no hacía nada mal, a una perfecta extraña, violenta, huraña y callada.” Contó Wheeler. Se preguntaba qué clase de secreto podría contener para despertar semejante comportamiento.

Llamó a la compañía de teléfonos, pero no podían acceder sin borrar la información. Finalmente, luego de mucho debate, pudo entrar y vio que su hija de 12 años mantenía un intercambio secreto de mensajes con un joven de 18 años.

El chico se aprovechó de la naturaleza amable de su hija, diciéndole que él era una víctima de abusos, y en un esfuerzo por mostrar compasión y relacionarse con éste, la niña le inventó al chico una historia, donde ella aparecía como otra víctima de abusos.

La policía que había llegado debido a la conmoción, investigó y determinaron que efectivamente la niña estaba mintiendo.

Su madre racionalizando la situación, pensó que su hija estaba siendo manipulada.

“Ella secundó al chico que decía ser víctima de abuso, pensaba que él necesitaba a alguien con quien hablar, así que quería mostrar empatía al ofrecerle su amistad.”

En lugar de exagerar, Wheeler trató de entender, puso medidas de protección extra y le permitió a su hija utilizar el teléfono y la computadora únicamente en su presencia. Más tarde contactó al joven y le informó que su hija solo tenía 12 años y que debía mantenerse alejado de ella.”

Unos días después su hija se había ido.

Completamente sola y sin ayuda

“Vino a la casa y la recogió” expresó Wheeler. “Tengo cámaras, así que puedo ver todo. Vino a mi casa y se la llevó hasta Texas, a 960 kilómetros de distancia.”

Se lanzó en un frenético e inútil intento de conseguir ayuda de la policía, y esparció la historia por las redes sociales. “Cuando piensas que conoces a tu hija, a todos sus amigos y sus padres, crees que conoces todo su mundo, asumes que la encontrarás al cabo de unas horas” decía Wheeler. “Pero resulta que estaba hablando con extraños online, y nunca se lo dijo a sus amigos. Subí el video de la cámara de vigilancia en Facebook, junto con otra fotos, pero ninguna de sus amigas conocía al chico, y nadie podía ayudarme, estaba sola y tendría que encontrar a mi bebé por mi cuenta.”

Una búsqueda frenética y nada convencional

El esposo de Wheeler es un piloto privado para personas acaudaladas de EE.UU. Gracias a su ocupación, son amigos de personas adineradas e influyentes que cuentan con recursos y contactos. Un lujo que muchos padres en la misma situación no pueden obtener.

Tanto el FBI, como las fuerzas policiales tenían específicamente ordenado no ayudar a Wheeler, pues no desean gastar recursos en alguien que se ha ido por voluntad propia. Sin embargo, gracias a la presión de los contactos de sus amigos, algunos oficiales de policía y otros agentes del FBI ayudaron de todas formas.

“La única razón por la que ayudaron, se debió a nuestros amigos adinerados. Lo hicieron a riesgo de perder sus trabajos.”

Wheeler está agradecida por la ayuda que recibió de un grupo privado que busca niños perdidos, con un grupo de ciclistas que ayudan a niños abusados y escapados, con su investigador privado, con los oficiales que la ayudaron a riesgo de sus trabajos.

El único contacto que tuvo con los superiores del cuerpo de policía fue cuando fueron a su casa a investigar – sin éxito – quienes habían sido los oficiales que la habían ayudado, ignorando órdenes directas.

Eventualmente localizaron a su hija pero el daño ya estaba hecho. “Tanto la policía, como el FBI tenía el número del chico, sin embargo les tomó 5 días rescatarla. Acción que solo les llevó 10 minutos, pues pincharon el teléfono del chico (procedimiento policial de localización gps a través de señales del celular) y ubicaron a su hija junto a otros jóvenes. Si lo hubieran hecho desde el principio, su hija no hubiera sido arrastrada a 900 km y nadie hubiera tomado su virginidad.

Poco después de tener a su hija de vuelta, Wheeler recibió un mensaje de Facebook de los raptores, amenazando a ella y a su familia de muerte si los llegaban a arrestar.

Las Secuelas

“Para mi hija no hay vuelta al colegio, la estoy educando en casa. La verdad es que ya no puedo confiar en los jóvenes.” Cuenta Wheeler. “Mi hija estuvo en casa durante 3 semanas, y estábamos listos para enviarla al colegio nuevamente, pero entonces, se robó el celular de su hermano, descargó KIK Messenger e invitó a un chico a la casa. Para los padres, esto es una pesadilla, pero los niños no entienden el peligro. Me irrita oír a las madres decir; “Jamás me pasará algo como esto. Oh Dios, realmente no tienen idea.”

Wheeler recomienda el uso de TeenSafe, el cual cuenta con Localizador GPS y está diseñado para alertar a los padres del peligro, pero también promueve el dialogo y la conversación, que son las mejores herramientas para prevenir esas catástrofes, cree que el monitoreo es un deber, incluso si los hijos se quejan de violación a su privacidad o se refieren a ello como falta de confianza.

“Muchos padres están tan relajados. No se trata de no confiar en nuestros hijos, si no que no podemos confiar en los demás, quienes les enseñan aplicaciones secretas y métodos para evadir el monitoreo.”

En cuanto a su hija, Wheeler está agradecida por tenerla de vuelta, pero se da cuenta que ha sufrido un daño psicológico irreparable. “Estuvo sola por 5 días con jóvenes entre 18 y 25 años. Fue violada y todavía no sé por todo lo demás que tuvo que pasar mientras estuvo con ellos. Está en terapia por el resto de su vida y acaba de cumplir 13 años.”

Durante una corta conversación, la hija de Wheeler admitió que el chico la había convencido para fugarse juntos. “Pensé que lo estaba ayudando. Durante el tiempo que estuvimos chateando, dejó de drogarse y fumar cigarrillos. Realmente pensé que lo estaba ayudando”, declaró la niña. “Continuamente me pedía tener sexo, hasta que finalmente me rendí, más que todo por sentirme insegura.”

Para Wheeler, todo ocurrió tan rápido, que no contaba con las herramientas para ayudar a su hija a tiempo, simplemente no estaba preparada para lo que le ocurrió a su familia. Si hubiese instalado una aplicación con localizador GPS le hubiera ahorrado a su hija cinco días de terror.

“Mi hija era popular, todos la adoraban. Era una buena niña y una excelente estudiante. Pero ahora debo vigilarla las 24/7 esto no es vida ahora. Hicimos todo bien, pero fue llevada por mal camino. El chico le afirmó que le daría una vida mejor, que la buscaría y vivirían felices para siempre.”

Los próximos pasos

Ahora Wheeler comparte su historia y ayuda a otras familias, es su forma de transformar una catástrofe en algo significativo. Tiene un grupo en Facebook llamado Moms Reach Out que informa a otros padres acerca de los peligros potenciales en las redes sociales y las emergentes tecnologías digitales.

Desde aquí, nuestra meta es ayudar a otros como Jo Wheeler que quieren extender su mensaje, y prevenir a otros del mismo dolor. Nuestra herramienta de monitoreo es un poderoso recurso para ayudar a padres a proteger a sus hijos de los peligros que pueden encontrar online, también como localizador GPS y para retransmitir conversaciones importantes de seguridad digital.

Educándote a ti mismo y conociendo lo que ocurre en la vida digital de tu hijo, marca la diferencia. Comienza a supervisar a tu hijo hoy al registrarte ahora.

You may also like

Leave a comment