Los adolescentes ocultan Información? padres que espian mensajes de facebook.

TSpost7-31

¿Ha notado que su hijo esquive las preguntas que usted le hace sobre su actividad en línea? Que esconda su teléfono cuando usted entra en la habitación… Este un comportamiento preocupante, sin embargo no es poco común.

Un estudio realizado por McAfee mostró que el 70% de los adolescentes han tomado algún tipo de acción para ocultar su comportamiento en línea de los ojos de sus padres. Los adolescentes también son mucho mejores para esconder su actividad de sus padres de lo que ellos mismos se pudieran dar cuenta; en el mismo estudio, se reportó que sólo un poco más de la mitad (56%) de los padres sabían que sus hijos habían tratado de ocultar lo que hacen en línea.

Entonces, ¿qué hacen los adolescentes para ocultar información? A continuación le enlistaremos 10 maneras de cómo los adolescentes le ocultan la información:

Manipulando la configuración de los ajustes de internet

Una abrumadora mayoría de adolescentes están en línea al menos una vez al día, durante varias horas al día. Y es obvio que los adolescentes son lo suficientemente inteligentes para saber que ustedes, como padres, pueden preguntarse ¿qué es lo que hacen durante tanto tiempo en el mundo cibernético?, o ¿qué es eso en lo que están trabajando?

Los adolescentes manipulan la configuración de sus ordenadores y de sus dispositivos móviles para ocultar información. Esto incluye…

Eliminar el historial del navegador: A menudo a sólo un clic o dos, eliminar el historial de esos lugares que han visitado detiene a los padres para que puedan ver en qué tipo de sitios han estado navegando sus adolescentes. Una vez que los datos se hayan eliminado, no son fáciles de recuperar. Este es el método más común de ocultar información. Alrededor de 53% de los adolescentes han eliminado los datos de su historial para ocultarlos de sus padres.

La eliminación de contenido: También es probable que los adolescentes remuevan en su totalidad todas esas cosas que no quieren que usted vea; esto generalmente implica la eliminación de publicaciones en medios sociales, fotos, o videos que se han descargado previamente a su dispositivo de elección.

Reestablecer la configuración de su privacidad: 60% de los adolescentes tienen confianza en la capacidad que tienen para gestionar la configuración de privacidad en sus dispositivos y cuentas de redes sociales. Esto puede ser algo bueno, ya que el hecho de comprender y tener opciones de privacidad estrictas significa una mayor probabilidad de que su hijo este protegido de los ojos de extraños que pululan en la web. El problema surge cuando los adolescentes dan un paso más allá y bloquean específicamente a sus padres (en el cuál 19% de todos los adolescentes ya lo han hecho), o que utilicen ese conocimiento para anular la configuración de privacidad que los mismos padres han establecido (12%).

TSpost7-32

Comportamiento Sigiloso

Es probable que su hijo esté borrando o reajustando los parámetros de configuración aun cuando no estén haciendo nada malo. Es natural que los adolescentes pongan a prueba los límites de su independencia y busquen un lugar alejado de la vigilancia de sus padres y/o de alguna otra figura de autoridad que tenga injerencia en sus vidas. Sin embargo, por lo general cuando se muestra un comportamiento sigiloso per-ce podría ser indicador de que algo más está sucediendo; algo como…

Cerrar o Minimizar el navegador: Muchos padres han experimentado esto. Usted entra a la habitación y un adolescente cierra inmediatamente su navegador, cierra su laptop, u oculta su teléfono; en el que cualquiera de estos sería un signo evidente que denuncia un “no quiero que veas esto”. Si bien es cierto que a muchas personas no les gusta sentirse como si alguien los estuviera observando sobre sus hombros, también representa que existe un comportamiento que podríamos catalogar como “comportamiento de bandera roja”. Su hijo podría sentirse culpable o retraído por una razón, y si esto continuara así durante un tiempo considerable, podría ser una causa por la cual deberíamos preocuparnos.

Mentir Sobre su Comportamiento en línea: Éste comportamiento es muy difícil de atrapar, a menos de que usted esté familiarizado en cómo funciona la tecnología o bien que usted utilice un software de monitoreo para supervisar la actividad de su hijo, y que usted pueda darse cuenta de la disparidad entre lo que dicen y lo que hacen en realidad. Casi 1 de cada 4 adolescentes miente sobre su actividad en línea, mientras que sólo 1 de cada 10 padres se da cuenta de ello.

Utilizar el Internet en Secreto

Algunos adolescentes irán más allá para ocultar la información de sus padres. En estos casos, los adolescentes tratan de “cubrir sus huellas” al buscar formas para hacer que parezca que nunca estuvieron en línea en lo absoluto. Los métodos más comunes incluyen el uso de…

Modos Privados de Navegación: Esta característica está disponible en la mayoría de los navegadores y los adolescentes están prestos a aprovecharse de ella. En la mayoría de los casos, el modo privado detiene el navegador desde el registro de información básica sobre el usuario. En esta modalidad se puede ocultar información tal como de los sitios que se ha visitado, de las contraseñas introducidas, y del contenido descargado. Esto es algo que sucede con más frecuencia en los ordenadores en relación con los Smartphones y los adolescentes preocupados por la privacidad lo utilizan, puesto es más fácil a tratar de recordar más adelante que tienen que eliminar su historial de forma manual.

Cuentas de correo electrónico privadas: Es probable que usted tenga la contraseña de su cuenta de correo electrónico “primario”, pero ¿está usted seguro de saber sobre cada cuenta que su hijo tiene? Un correo electrónico privado les permite a los jóvenes inscribirse a sitios y realizar otras tareas en línea sin obtener mensajes sospechosos que pudieran recibir en su bandeja de entrada, mismos que usted podría están monitoreando.

Perfiles falsos en las redes sociales: Al igual que el correo electrónico, los adolescentes pueden crear cuentas separadas en los diferentes medios de comunicación social. En esa cuenta “principal”, aquella a la cual usted está conectado se verá reflejada una actividad mínima, mientras que su cuenta duplicada será la que ellos utilizarán en mayor medida para compartir contenido e interactuar con la gente. Esto no es tan común, ya que sólo el 8% de los adolescentes manifiestan este tipo de comportamiento.

Computadoras que los padres no revisan: Ocultar cosas es más difícil de lo que a los adolescentes les pudiera gustar, por lo que un buen número de ellos simplemente hacen las cosas en un equipo que usted no va a monitorear. Esto podría ser en una PC privada desde su habitación, que se dirijan hacia la casa de un amigo, o incluso ocultando la computadora en sí.

Dispositivos móviles: Muchos adolescentes poseen un Smartphone, y puesto que es un dispositivo móvil que siempre llevan con ellos, que sólo usan ellos, pareciera ser que es ahí donde realizan la mayor parte de su actividad en línea, sin tener que preocuparse si mamá o papá los pudieran revisar. 21% de los adolescentes sienten que al utilizar un teléfono móvil para acceder a Internet les permitirá esconder información de sus padres. Pero con aplicaciones tales como TeenSafe, incluso los padres que no están familiarizados con el uso de la tecnología podrían supervisar de forma segura las cosas que su hijo le está tratando de ocultar.

¿Por qué es tan importante darle seguimiento? Ya hemos proporcionado las cifras de cómo los adolescentes ocultan información, y el estudio también se refiere al por qué. Casi un 50% de los adolescentes han visitado un sitio web que sus padres desaprueban, incluyendo sitios que simulan violencia, contienen pornografía, medios pirata, o ayudan a los estudiantes a que puedan hacer trampa.

Pero lo más importante es probablemente, con objeto de evitar lo anterior, que la mayoría de los adolescentes cambiarían su comportamiento si supieran que sus padres los están vigilando.

De hecho, un estudio más reciente publicado en la revista Social Cognitive and Affective Neuroscience se centró en la manera en la que los adolescentes conducen un auto. En dicho estudio se reveló que cuando los adolescentes conducen, mientras el padre está en el automóvil, el “centro de recompensa” del cerebro del adolescente se ilumina cuando muestran un comportamiento seguro. Cuando conducen el auto sin compañía, ese mismo centro se activa mediante un comportamiento de riesgo. Esto significa que la presencia y la guía de un padre alienta a los adolescentes a tomar mejores decisiones. Si usted cree que su hijo está ocultando su comportamiento en línea y que ello pudiera ser una señal de un problema en potencia, la mejor opción sería que usted pudiera seguir monitoreándolo.

 

You may also like

Leave a comment