Limites para la adiccion a la tegnologia y evitar peligros en la era digital

La semana pasada hablamos sobre el cambiante paisaje virtual en el que viven los niños y los adolescentes de nuestros días. Mientras que en nuestra juventud nosotros buscábamos la interacción social a través de actividades y conversaciones personales, todo lo que nuestros hijos hacen en línea forma parte de un marco social más amplio. Los sitios que visitan, los juegos que juegan, incluso las cosas que les gusta, están grabadas como datos y se empaquetan en un “personaje en línea.”

shutterstock_230614801

las Gratificaciones

Sus hijos viven en una era de identidades totalmente personalizables. Si son prudentes y cautelosos, pueden fomentar una identidad a través de los medios sociales que permanecerá con ellos, en tanto se conviertan en adultos responsables. Ellos estarán más conectados con sus compañeros y les será más fácil intercomunicarse mediante la red, que lo que probablemente le hubiera sucedido a cualquier otra generación anterior.

Los Peligros

¿Qué tanto tiempo tiene? Hay un montón de preocupaciones en esta nueva era digital, de las cuales, tanto la seguridad como la privacidad no son lo menos importante. Pero incluso si Facebook y Google tomaron todas las precauciones para mantener seguros a los usuarios que son menores de edad (lo cual parece ser una prioridad en su lista de pendientes después de lo que es la realidad virtual y los coches de auto-conducción), todavía existirá la cuestión de intentar y comprender.

La triste realidad es la siguiente: En el mundo virtual, los adolescentes y sus impulsos hormonales son sus peores enemigos. El salvavidas sólo llega cuando los niños se dirigen a bucear, primero en problemas sin más y recurrir a las posibles consecuencias.

Como padres, conocemos muy bien este tipo de consecuencias, por lo que nuestro deber es estar lo más informado posible para identificar las luces rojas y empezar a trabajar para encontrar una solución.

A continuación, algunos de los mayores problemas que plagan en internet hoy en día y que representan un peligro tanto para niños como para los padres de familia.

Cyberbullying

Las redes sociales son para los niños de hoy lo que los teléfonos eran para nosotros en su momento. Esto viene con su propias reglas y expectativas, y menos del 10% de los padres reconoce la forma en que muchas de esas costumbres pueden llevar a la experimentar cyberbullying. 12% de los adolescentes hoy en día ya han sido expuesto en algún grado a ello.

Algunos estudios recientes encontraron que en el último año, 1 millón de niños fueron sometidos a algún tipo de acoso solo a través de Facebook. El mismo factor se repite en los otros sitios sociales. Es decir que se tiene una nueva víctima de acoso cibernético o cyberbullying cada 7 minutos. Los expertos estiman que por cada 20 casos que suceden, 17 no se denuncian.

A diferencia de lo que sucede en el patio de la escuela, donde los profesores pueden detectar señales de advertencia e intervenir, las víctimas de acoso cibernético o cyberbullying se están convirtiendo rápidamente en una mayoría silenciosa. Las niñas son atacadas con mayor frecuencia comparado con los niños. No obstante, es importante asumir que ninguno de ellos vendrá a usted si el bullying se convierte en un problema en sus vidas. Es importante ser capaz de detectar las señales de alerta por cuenta propia.

Luces rojas o de alerta:

o   Evasión a situaciones sociales

o   Fingirse enfermo para no asistir a la escuela

o   Deterioro de los hábitos alimentarios

o   Rendimiento académico bajo, pérdida de interés

Sexting

A medida que sus niños crecen, van a encontrarse con presiones para participar en tener comportamiento sexual (no muy diferente a lo que nos sucedió a nosotros), pero a diferencia de nosotros, ellos tienen un nueva manifestación para este tipo de interacción.

Al igual que las niñas son más afectadas por el acoso cibernético, esta disparidad aumenta diez veces más con el sexting. Más de 1 de cada 5 chicas adolescentes admiten haber publicado fotos o videos en línea de ellas mismas sexualmente sugerentes. De estas chicas, menos del 75% lo hacen porque realmente quieren, y el 71% explicó que lo hicieron para atraer la atención de su novio o para tener amor.

Ahora bien, no es por poner en duda la inmaculada integridad emocional de su adolescente varón, sino, ¿qué tan segura puede estar su hija adolescente de que ellas siempre podrán guardar estas imágenes con ellas? Los datos muestran que el 17% de sexters comparten las fotos que reciben con al menos un amigo, y en más de la mitad de los casos, más de un amigo.

¿Acaso Su Adolescente Entiende Las Consecuencias?

shutterstock_151845980 (1)

Cualquiera que conozca cómo funciona la Internet sabe que un gesto coqueto que pueda suceder hoy podría ser un problema el día de mañana, cuando un empleador potencial ingrese su nombre en Google. Sin embargo ¿nuestros niños comprenden realmente este concepto?

Obviamente, esto no es algo que los adolescentes hagan en compañía de sus padres (y que bueno que esto no sea así) No obstante, eso hace que la situación sea mucho más difícil para poder intervenir. Aprenda a reconocer las señales de alerta.

Luces rojas o de alerta:

o   Ser sobreprotector de su teléfono celular y de su contenido

o   Pasar mucho tiempo a solas tras puertas cerradas

o   Borrar periódicamente los mensajes de texto

Depredadores en Línea

Los depredadores en línea nunca son un tema de discusión agradable, pero nunca ha sido uno más importante. Al menos el 20% de los adolescentes estadounidenses que utilizan regularmente la Internet ya se les ha solicitado tener actividad sexual, al menos en una ocasión.

Un estudio académico de la Universidad de New Hampshire encontró que el 16% de los adolescentes dijo haber considerado poder conocer a alguien en persona que había conocido en línea. La mitad de ese número finalmente sí lo llevó a cabo. Esto es especialmente desconcertante teniendo en cuenta que en el 82% de los delitos sexuales contra menores de edad, fue el depredador quien se acercó a ellos a través de algún medio de comunicación social.

Esta es una conversación que todos los padres deben tener con sus hijos, pero ¿cómo podemos saber si un niño está en peligro inminente de este tipo de amenaza?

Luces rojas o de alarma:

o   Pasar una cantidad excesiva de tiempo en las salas de chat

o   La vida social parece girar en torno a las redes sociales

o   Ser excesivamente privado con su comunicación en línea

o   Haber recibido paquetes o regalos de extraños

Acceso a Contenido Para Adultos

¿Sabías que el 12% de la Internet es porno? Los controles para padres y funciones de búsqueda de seguridad ayudan a filtrar los contenidos para adultos, pero a medida que las líneas subjetivas para la obscenidad se desdibujan cada vez más, el material sexualmente explícito es furtivamente su camino en sitios como Pinterest, Tumblr, e incluso Youtube.

No debería ser ninguna sorpresa para usted que 7 de cada 10 niños ya han tropezado accidentalmente con uno o dos sitios web pornográficos. Para las niñas jóvenes, estos encuentros accidentales pueden fomentar una autoimagen destructiva y para los niños, que los puedan inspirar a llevar a cabo otras búsquedas que conduzcan rápidamente a estos hábitos. Si su hijo presenta un hábito porno a una edad temprana, es imprescindible detenerlo lo antes posible.

Luces rojas o de alarma:

o   Cuando limpian periódicamente el historial del navegador

o   Tener acceso excesivo a internet en dispositivos secundarios

o   Tener acceso a Internet sin nadie que los acompañe o bien, a puertas cerradas

o   Presentar sentimientos repentinos de pena o vergüenza

¿Y ahora qué?

Les hemos dado ya una lista de todas las cosas terribles que llegan de golpe en la web, pero hasta ahora, no hay soluciones. Bueno, no tenga miedo. El blog TeenSafe está lleno de buenos consejos para padres, sobre todo en la crianza digital. Siéntase libre de echar un vistazo a esto, o ingrese al sitio la próxima semana para la última entrega de nuestra serie de consta de tres partes, donde le ofreceremos todo lo necesario para tener control del asunto de nuevo en sus manos.

You may also like

Leave a comment