Importancia del localizador de celular via satelite? para evitar la “sextorción”

TOpost_español-90

En 2014, la policía arrestó a un hombre de Detroit llamado Nicolás Glenn Wilcox bajo cargos de haber creado un perfil falso de Facebook haciéndose pasar por una chica de 15 años de edad, que luego utilizará para engañar a un niño de 16 años de edad en California cuando se comunicaba con él. Finalmente, la policía dice, Wilcox enviaba fotos explícitas de una chica adolescente que el chico creía que venían de la persona con la que intercambiaba los mensajes. Wilcox le pidió al chico que le enviara imágenes inapropiadas – junto con su número de teléfono – a cambio.

Cuando el chico cedió, Wilcox lo llamó por teléfono pidiendo fotos y videos mucho más explícitos y pornográficos. Cuando el muchacho se negó, Wilcox amenazó con publicar las fotos de desnudos que el muchacho había enviado en línea, si éste no cumplía.

Sextorción: La nueva ‘Epidemia’ En Línea

Esta fenómeno llamado “Sextorción” ha conmocionado a los padres – sin embargo no ha sido nada nuevo para los funcionarios veteranos de la ley que ahora se ocupan de los casos de este tipo como algo cada vez más común. El Detective Rich Wistocki del Departamento Suburbano de Policía del Oeste de Chicago fue uno de los primeros detectives asignados a la entonces nueva Unidad de Delitos en Internet en 1997.

Él señala que se enfrenta a aproximadamente unos tres casos de Sextorción al mes.

Wistocki señala que “esto es muy importante en todo el país.” “El problema es que la policía no sabe qué hacer.”

El Diario USA Today llamó “epidemia” al fenómeno de Sextorción debido a que cada vez son más y más casos de depredadores adultos que se reportan, quienes utilizan perfiles falsos para ganarse la confianza de muchos adolescentes ingenuos. Con el paso del tiempo y conforme se va construyendo una relación, el depredador gana la suficiente confianza de la víctima para conseguir que ésta envíe tanto alguna foto picante, como su información de contacto personal.  Luego, chantajeando a la víctima con la foto inicial que enviaron y con la que fueron engañados, el depredador invade la vida tanto física, como la que se tiene en línea, llamándole por teléfono, haciendo amenazas, exigiendo más fotos y vídeos. Lo cual, en el peor de los casos, podría orillar a la víctima a cometer suicidio.

Predadores Exhaustivos, Víctimas Incautas

Cualquier adolescente puede ser una víctima, no importa qué tan “bueno” sea el chico. La razón se debe a que los chantajistas en línea son profesionales, señala Wistocki.

“Ellos investigan a su objetivo”, señala el detective. “…y trabajan durante algún tiempo para ganar su confianza.”

Wistocki señala que la mayoría de los adolescentes no están haciendo nada malo, simplemente jugar algún juego inofensivo como Words With Friends, cuando alguien a quien ellos creen ser otro adolescente más, les pide unirse.

TOpost_español-91

“Los depredadores se dirigen a donde los niños están”, señala Wistocki. “Ellos fingen ser de su edad y juegan con ellos durante un par de meses, o al menos hasta que obtienen la confianza del chico.”

De ahí, el depredador lleva a su objetivo fuera de lugares “seguros” como Facebook, hacia otras aplicaciones un tanto más sombrías como Kik, y ahí es donde empiezan los problemas.

Las Defensas: Monitoreo, Hablar y El sentido Común

La única defensa más importante que un padre tiene es la tecnología de monitoreo tal como TeenSafe Los padres que están bien informados pueden detectar las señales de alerta que su adolescente podría no haber entendido: algún nuevo “amigo” que ocupe más y más del tiempo de su hijo, siempre ejerciendo presión sobre él para mover la conversación hacia otras aplicaciones “secretas”.

Es importante señalar que los padres primero deben monitorear, pero también deberían pedirle al adolescente que al irse a la cama por las noches, lo haga sin su teléfono.

“El mayor error que cometen los padres,” señala Wistocki, “está en permitirle a los chicos tener sus dispositivos en su habitación por la noche, debido a la cantidad de Sextorción que sucede mientras los padres duermen.”

No obstante y ante todo, la confianza y la buena comunicación son más poderosos que cualquier software. Los niños que tienen más probabilidades de ser chantajeado son los que tienen miedo de decir a sus padres que fueron engañados al hacer algo que se supone que no deberían haber hecho.

TOpost_español-92

“Cuando hable con sus hijos sobre tecnología”, señala Wistocki, ” tiene que decirles, ‘Si alguien te pide que hagas algo que no quieras hacer, y si cometiste algún error, tienes que venir con mamá o papá y no habrá NINGUNA consecuencia.”

Si los niños tienen miedo de ser castigados, pueden “tomar el camino de menor resistencia”, subraya el detective. No obstante, ese camino será el principio de un ciclo irrompible que irá de más a más chantaje.

“Tal vez ellos piensen: ‘solo voy a hacer un vídeo’ (para apaciguar el depredador)”, señala Wistocki. “Pero esto nunca será suficiente. Siempre será más y más. Así es cómo esto funciona”.

Monitoree el teléfono de su hijo; mantenga su teléfono fuera de su habitación por la noche, pero lo más importante: utilice el tema de la epidemia de Sextorción como base para iniciar un diálogo. Explíquele a su hijo que usted les está monitoreando, no debido a que usted no les tenga confianza, sino a causa de los peligros reales e inmediatos que representan los depredadores que atacan a los adolescentes. Hágales saber que si están en una mala situación porque hayan cometido algún error al confiar en la persona equivocada, se lo pueden contar a usted sin temor a ser castigados.

Es posible que no les agrade ser monitoreados en un principio, pero ser chantajeado por algún depredador, mucho menos.

“No existe tal cosa de la vida privada de los chicos“, subraya Wistocki: “Los padres necesitan saber lo que está pasando con esos teléfonos. Necesitan tener conversaciones con los chicos para saber qué apps están utilizando y con quién están hablando”.

 

You may also like

Leave a comment