Guía Para El Enseñarle A Tu Hijo A Usar El Celular Adecuadamente Mientras ESTUDIA

Ahora que el verano ha terminado oficialmente, es hora de redirigir la atención de tu hijo al estudio y los deberes escolares. Pero, esto suele ser difícil, pues los niños no parecen despegarse de sus smartphones, así que es importante establecer límites en cuanto al uso del teléfono en horas de estudio. He aquí algunos tips de etiqueta que tus hijos deberían seguir cuando sea momento de estudiar.

Poner el smartphone en pausa

Aunque hay algunas excepciones mencionadas aquí abajo, en general, los niños no deberían tener su celular pegado mientras estudian. En una encuesta reciente, el 80% de los niños admite revisar su celular “frecuentemente” o “muy frecuentemente” mientras estudian. La misma encuesta también encontró que los estudiantes que mencionaron no distraerse tanto con sus celulares, también tenían records académicos más altos, que aquellos que se distraen constantemente. La correlación es clara: los smartphones y el estudio no se mezclan.

Asegúrate de que el teléfono de tu hijo permanezca en pausa durante sus horas de estudio, usando la aplicación de TeenSafe, y también en silencio. Si los niños escuchan notificaciones cada tanto, sabiendo que no pueden leerlas, significará una distracción aún más molesta.

Algunas aplicaciones están permitidas

Si bien los niños no deberían tener permitido usar aplicaciones para entretenerse mientras están estudiando, hay otras que si están permitidas. Por ejemplo, si tienes un niño que está empezando a aprender los estados y sus capitales, la app Stack the States, será de utilidad para que las aprenda de una manera divertida y los prepare para un examen. Si tienes en cambio un adolescente que se está preparando para los exámenes de ingreso a la universidad, hay docenas de aplicaciones que pueden ayudarlo a prepararse. Siempre y cuando tus hijos utilicen aplicaciones educativas como ésta, tienen permitido usar su smartphone como aliado para estudiar.

Comunicación con los maestros

Algunas escuelas fomentan el uso de los smartphones al utilizar aplicaciones y plataformas web para enviar asignaciones, deberes, guías, y actualizaciones de proyectos o fechas de exámenes. Algunas aplicaciones incluso les permiten a los estudiantes comunicarse con sus maestros después de clases, en caso de preguntas sobre la clase o los deberes. Si tu hijo asiste a alguna de estas clases tecnológicamente avanzadas, permíteles el acceso a dicho material, el cual necesitarán para empezar a estudiar. Pero, asegúrate de que el teléfono esté en silencio, de modo que tu hijo no se distraiga con sus amigos. Si se trata de un teléfono Apple, asegúrate de ponerlo en modo “no molestar” para interrumpir las llamadas o mensajes que puedan distraerlo.

222

Sesiones en persona

Los niños aprenden de muchas maneras diferentes, así que si tu hijo aprende mejor en grupo, es importante que reconozcas y aceptes eso. Permite que tus hijos tengan tiempo para reunirse con sus compañeros de estudio, eso sí, comprueba que realmente están estudiando y no se están entreteniendo con los últimos chismes. La mejor forma de que los niños estudien juntos es hacer sesiones de preguntas los unos a los otros, de modo que se preparen antes de un examen.

Otros momentos en los que es necesario dejarles usar el teléfono, es cuando sus tutores se encuentran a larga distancia, de modo que si surgen dudas o problemas durante su estudio, puedan contactarse con sus maestros vía Skype o llamadas de teléfono.

Pausas del estudio

Si empiezas a notar que tu hijo está esforzándose duramente para aprender, recompénsalos con descansos en los que puedan utilizar sus smartphones. Pero asegúrate de establecer bien las normas durante estos descansos. Por ejemplo, si tu hijo debe leer 10 capítulos de un libro para un examen, permítele un descanso de 15 minutos cuando haya leído al menos 3 capítulos. Pero no te dejes engañar, hazle preguntas sobre el contenido de dichos capítulos, para comprobar que realmente los ha leído. Si le das a tus hijos metas como éstas, será más sencillo que trabajen y estudien, y estarán mucho más motivados de cumplir con su deberes.

Mientras más temprano establezcas estas normas de estudio, mejor. Incluso si los niños no tienen un examen cerca, es importante tener estas conversaciones, de modo que sepan a qué atenerse.

You may also like

Leave a comment