¿Espiar teléfono hace parte de un contrato para su buen uso?

TSpost7-41

TeenSafe siempre ha recomendado ser frontal y honesto con su hijo sobre el hecho de que sepa que su Smartphone está siendo supervisado. Pero es importante que usted lleve la conversación de una manera que haga que su hijo entienda POR QUÉ usted lo está haciendo; por qué no es “el fin del mundo”, o incluso que esto no es un abuso de confianza.

A continuación 10 cosas que usted debe recordar cuando tenga esta charla con su hijo sobre el hecho de tener un Smartphone.

1. Comience Por Establecer Que Usted Confía En Él/Ella

Explíquele desde un principio que usted está tomando una gran decisión al darle un Smartphone porque – a pesar de las preocupaciones – usted considera que él o ella ya son lo suficientemente responsables para saber manejar la responsabilidad que conlleva tener su propio Smartphone.

2. Déjele Saber A Su Hijo Que Tener Un Smartphone Es Un Privilegio

Establezca desde un principio que su teléfono es un privilegio del cual podría rescindir si lo usara de manera imprudente y que ser dueño de él conlleva condiciones.

3. Deje En Claro Que Usted Estará Monitoreando Su Uso

Sea directo sobre el hecho de que estará monitoreando su actividad hasta que usted esté seguro de que pueda manejar la situación por su cuenta.

Explíquele que usted va a intensificar la vigilancia o disminuirla, conforme la manera en la que vaya demostrando con sus acciones de que entiende cómo manejar su vida en línea de manera responsable.

4. Explíquele A Lo Que Se Está Enfrentando

Explíquele a su hijo sobre el peligro que significa confiar en la gente equivocada o publicar cosas incorrectas en los medios sociales, y explíquele que las fotos “privadas” rara vez se quedan solo así. Hable con él acerca de la permanencia de los errores que se comenten en línea y la rapidez con la que se pueden propagar las fotos y los mensajes por toda la escuela. 

TSpost7-42

5. Hágales Entender Que No Se Trata De Un Asunto De Confianza

Es casi inevitable que su hijo suponga que usted lo está supervisando porque usted no confía en él. Si los chicos llegan a sentir que usted no confía en ellos, esto podría hacerlos que llevaran sus actividades “por debajo del agua”.

Explíqueles que si usted no confiara en ellos, en primer lugar usted no permitiría que ellos tuvieran un teléfono. Explique que es el mundo – y los muy reales y muy peligrosos depredadores que existen del otro lado de su conexión a Internet – en quienes usted no confía, y que usted estaría eludiendo su responsabilidad como padre si es que no comprobará de vez en cuando la manera en que se utiliza el Smartphone.

6. Cree Un Contrato Para El Uso Del Smartphone

El hecho de monitorear el Smartphone empieza a crear fricción cuando el adolescente siente que no puede hacer nada bien; cuando no entiende las reglas, y cuando siente que no sabe lo que está y lo que no está permitido.

Cree un contrato que establezca claramente las reglas y que éstas no sean negociables. Estas reglas deben incluir las horas del día en las que su hijo no debería utilizar el teléfono, los tipos de sitios web en los que navega y los que no están autorizados a visitar, así como los límites con respecto a las solicitudes de amistad; la materia y el registro de lenguaje que utiliza en los medios de comunicación social.

Las reglas no se aplican sólo para su hijo, sino también para usted, y recuerde que el tema de la confianza aplica en ambos sentidos. Sea claro sobre lo que usted va a supervisar. Esto puede cambiar con el tiempo, conforme su hijo vaya ganando su confianza y por ende, cada vez más espacio.

7. Hágales Saber Que Las Reglas También Vienen Con Sus Respectivas Consecuencias

Es casi seguro que su hijo tenga algún desliz o que intencionalmente ponga a prueba sus límites; sobre todo al principio, cuando todos ustedes se estén acostumbrando a su nueva rutina. Las consecuencias no tienen que ser severas pero sí tienen que ser absolutas y definitivas. Las reglas -y las consecuencias asociadas con el hecho de romperlas – deben ser coherentes e inflexibles.

Es importante que su hijo sepa que la confianza se construye con el tiempo, sin embargo, cuando se rompen las reglas, la confianza se puede dañar y toma mucho tiempo reconstruirla.

TSpost7-43

Ahora que hemos cubierto los parlantes puntos básicos de la conversación, pero aquí estamos las tres cosas más importantes que hacer al hablar con su hijo.

8. ¡Recuérdeles DE NUEVO el Por qué usted los está Monitoreando!

Si usted efectivamente confía en su hijo, es fácil mantener esa confianza. El monitoreo de TeenSafe monitoreo le permite supervisar de una manera discreta y obtener tranquilidad de saber que su hijo está seguro y en el camino correcto. Deje que su hijo sepa que usted no está buscando cosas constantemente para castigarlo o señalarle lo que están “haciendo mal.” Lo que usted simplemente busca es asegurarse de que estén a salvo y de que tengan una diversión de “adolescente” típica sin que esto tenga alguna consecuencia en el largo plazo.

9. ¡Pídale SU opinión!

Muchos adolescentes pueden resistirse a la idea de ser monitoreados, y para que esta conversación resulte, usted necesita escuchar sus puntos de vista

Eso no significa que tenga que estar de acuerdo con ellos, pero considerando seriamente lo que ellos tienen que decir, lo que usted está haciendo es validar su opinión y ayudando a que ellos sientan que su voz importa y que usted la escucha. Con lo anterior es más probable que ellos estén abiertos a aceptar el hecho de que los estén monitoreando y que se acerquen más adelante a usted con preguntas o con cuestiones que les preocupan.

Esto es más fácil de implementar cuando se crea un contrato que establezca la manera en la que se va a utilizar el Smartphone. Es importante que usted esté abierto a ceder y negociar algunas de las reglas y que esto ayude a su hijo a sentirse incluido en la discusión.

10. ¡Sea socio de su hijo mientras lo prepara para enfrentar la vida que va a tener en línea!

Ahora que usted se ha adentrado a tener esta charla sobre el monitoreo del Smartphone de manera exitosa, es responsabilidad de usted que este ritmo continúe. Es importante que usted hable con regularidad con su hijo sobre Smartphones y la seguridad del universo que existe en línea, haciéndolo con los chicos desde que tengan 10 u 11 años (pre-adolescente) y hasta los 18 años. Lo que usted hable con él no tiene que ser precisamente sobre lo que usted ve al monitorear sus Smartphone; usted podría abordar estas pláticas a partir de un contexto o historia de algún adolescente que salga en los medios o de alguna celebridad

Pregúntele su opinión para saber su lado de la historia. Cuanto más informado esté sobre la actitud de su hijo y la cultura del mundo digital, más preparado estará usted para hablar con ellos sobre temas de actualidad de una manera positiva y eficaz.

You may also like

Leave a comment