¿Debo Usar Un Rastreador De Celular Para Mi Hijo En Primaria?

TSpost9-20

La mayoría de los niños tienen su primer Smartphone entre los 10 y los 12 años, sin embargo, cada vez son más los niños que adquieren un celular a una edad aún más temprana. Si le has comprado o piensas comprarle un celular a tus hijos pequeños, entonces este artículo es para ti.

¿Qué permitir y que no?

El propósito básico de un celular (aparte de todo lo que es capaz de hacer hoy en día) sigue siendo el mantenerse en contacto con otras personas, y eso por supuesto, permite que como padres podamos contactarnos con nuestros hijos y viceversa.

Hasta la adolescencia, los niños no deberían ni tendrían que estar llamando a otras personas además de sus padres. En la etapa formativa los niños deberían aprender a hablar con otras personas cara a cara en vez de usar un dispositivo adicional, es por eso también que tratamos de estimular las llamadas en lugar de los mensajes de texto.

Puedes permitirles usar otras aplicaciones pero es mejor mantener un límite en el número de juegos y redes sociales, ya que los distraen de sus obligaciones escolares y de otras personas.

Sin embargo, las aplicaciones de notas, calendarios, alarmas, etc., resultan mucho más útiles, así aprenden a manejar su tiempo, prestar atención a sus deberes, etc. Una vez que esto se convierta en un hábito para tus hijos, te sorprenderá lo consistentes y responsables que van a llegar a ser.

El secreto aquí es aclararles que sus celulares son una herramienta de apoyo para sus vidas, y no puede transformarse en el centro de sus vidas. Las aplicaciones de entretenimiento sirven para recrearse una vez que hayan cumplido con el resto de sus tareas.

En esta edad tan temprana es fundamental que utilices una aplicación de monitoreo para supervisar que tu hijo no está contactando o siendo contactado por nadie más.

Mientras tu hijo esté en primaria, un Smartphone no debería ser su primera opción de entretenimiento. Eso significa que los juegos de consola, la computadora, las películas, los deportes y otras cosas son una mejor opción.

Cuando se trata de redes sociales, la mayoría restringe a usuarios menores de 13 años, sin embargo, no tienen manera de controlarlo, así que es tu responsabilidad evitar que tus hijos se suscriban a redes o aplicaciones que son inapropiadas para su edad.

La mejor forma de controlarlo es usar el control parental del teléfono y asegurarse de que no puedan descargar nada sin tu permiso. Aunque también sería conveniente que utilices una aplicación de monitoreo para revisar su actividad online y en otras aplicaciones.

Los niños a esta edad no se han desarrollado adecuadamente para tomar buenas decisiones, solo quieren divertirse y si empiezan a hacerse adictos a esta edad necesitarás una seria intervención para detenerlos. “Los niños pueden hacerse adictos a la tecnología a cualquier edad, incluyendo la más tierna infancia, nunca es demasiado temprano para poner límites a nuestros hijos en el uso de la tecnología”.

Si alguna vez sientes inseguridad acerca de si algo es apropiado o no a cierta edad, pídele a tu hijo que te explique y te de una buena razón para saber si son lo suficiente maduros para manejarla. Evita decir “No” inmediatamente, si actúas como un muro entonces buscarán la forma de rodearte, en cambio cooperarán mucho más si saben que pueden tener tu permiso eventualmente.

Puedes empezar a monitorear el celular de tu hijo para reforzar tus reglas hoy mismo con una prueba gratuita del software TeenSafe.

You may also like

Leave a comment