Deberían los padres rastrear el celular y las actividades de los preadolescentes?

TSpost8-50

En Teenology hablamos largo y tendido sobre la importancia de monitorear a los adolescentes, pero hay una gran diferencia entre hablar con un chico de 16 años sobre sexting a permitir que uno de 10 años comience a hacer uso de los medios de comunicación social. Muchos padres recurren a monitorear sólo cuando su hijo es ya mayor o cuando está en problemas, pero si se comienza  a vigilar desde una edad temprana, se está haciendo más para evitar problemas que puedan ocurrir en el futuro. Los preadolescentes se enfrentan a un conjunto completamente diferente de desafíos y problemas y aun es necesario rastrear la manera en cómo utilizan su iPhone si es que usted quiere mantenerlos a salvo.

Asuntos en el IPhone Que Representan un Problema  Para los Preadolescentes

Ciber bullying, sexting, depredadores: estos son las cuestiones a las que todos los niños se enfrentan en línea, mismos que nos gustaría que no sucedieran. ¿Pero cuáles son los problemas que más ejercen presión en los preadolescentes?

La Toma de decisiones: Muchas veces, los adolescentes toman decisiones muy pobres—y no hablemos de los preadolescentes que lo hacen peor aún. El problema es que muchos de ellos simplemente no entienden lo que están haciendo o cómo algunas situaciones podrían ser un problema, sobre todo porque la mayoría de los problemas no se manifiestan de inmediato, en tanto que la mayoría de las recompensas sí.

Influencias indeseadas: Los preadolescentes son especialmente susceptibles a las influencias externas, y la mayoría de los contenidos a los que tienen acceso no están restringidos en términos de edad. Es muy fácil  que los preadolescentes se lleguen a encontrar con lenguaje soez; violencia y contenidos gore, pornografía y otros tipos de contenido no deseado.

Adicción: La adicción al Smartphone comienza cuando los adolescentes toman su dispositivo cada vez que se aburren. Para ellos no es suficiente con esperar ahí, sentirse infelices, cuando hay algo que está cerca y a su alcance; con el tiempo, esa cajita electrónica se convierte en un hábito que es casi imposible de romper.

Afortunadamente, todas estas amenazas son algo que se puede combatir. Pocas preadolescentes compran sus propios smartphones. Es muy probable que usted esté gastando su dinero, y que ese dinero se gaste en recursos para monitorear a sus hijos puede asegurarle que su dinero lo está gastando de manera inteligente. Cuando se les enseña a los preadolescentes a comportarse de manera correcta—como evitar que tengan acceso a contenido que es en mayor parte para adultos, que piensen en sus acciones a largo plazo y que limiten la manera en la que utilizan su dispositivo—puede ayudarles a que aprendan buenos hábitos en lugar de malos .

TSpost8-51

¿Qué Actividades Debería Usted Vigilar?

Como se mencionó anteriormente, al tratarse de preadolescentes, usted es dueño del teléfono, así que usted tiene la voz imperante en lo que pueden y no pueden hacer en línea. Siéntase libre para limitar lo que pueden o no pueden hacer en línea, y dé seguimiento a su actividad en el iPhone tanto como sea posible

Para empezar, los preadolescentes sólo se les debe permitir accesar en plataformas de medios sociales de las que usted tenga la contraseña y pueda supervisar activamente. Si usted no puede ver lo que están haciendo, no se les debe permitir hacerlo: punto. Este es el momento en el que los preadolescentes tienden a empezar a ocultar las cosas, por lo que quieren estar a la caza de cualquier aplicación oculta que pudieran utilizar. Considere la posibilidad de tener su dispositivo conectado a su cuenta de Apple iCloud, de modo que usted pueda controlar qué aplicaciones y música pueden descargar.

A continuación, eche un vistazo a su lista de contactos y vea quiénes son estas personas. Cada aplicación puede tener su propia lista de contactos; y el teléfono probablemente también lo haga, así que tómese un tiempo para echar un vistazo en cada uno de ellos. Es importante hacer un monitoreo de los contactos del iPhone en todos los niveles, porque nunca se sabe cuál de ellos pudiera ser un problema para su hijo.

No se olvide de prestar también atención a sus otras actividades. Si los adolescentes están eliminando textos o bien, tratando de ocultar las cosas de usted, eso es una gran señal de advertencia de que están haciendo algo que probablemente usted no aprobaría.

En el lado positivo, los años de la pre-adolescencia son el mejor momento para iniciar el ejercicio de monitoreo. Si nunca tienen total privacidad en su teléfono no se opondrán tanto al procesos de que usted los supervise. Estarán demasiado centrados en su nuevo y brillante juguete como para quejarse; especialmente si se habla de ello de antemano. También, una subsecuente ejecución de las reglas les creará el hábito de pensar en el teléfono como algo que no es seguro o privado.

En tanto tengan esa forma de pensar, estarán mucho menos propensos a empezar a hacer cosas que no deberían y esto les servirá a los dos conforme se vayan convirtiendo en adolescentes.

You may also like

Leave a comment