¿Con qué frecuencia debería usted rastrear el celular de un Preadolescente?

TSpost7-26
Los preadolescentes cohabitan en un mundo extraño; cada vez son más y más las partes de la vida humana que se envuelven en un reino misterioso conocido como “la electrónica” en el cual, muchos expertos no aconsejan que los chicos deberían entrar con tanta frecuencia.

Hoy en día ya no es raro ver a tantos padres comprar algún tipo de Smartphone para sus hijos cuya edad se mide en dígitos unitarios.  Si bien no estamos convencidos de que darle un Smartphone personal a un preadolescente sea la mejor decisión, podríamos brindarle algunos consejos sobre algunos tipos de software de monitoreo en el iPhone que se han desarrollado para los padres de los preadolescentes.

16836704199_aace80ed17_z

Límites De Uso

El Smartphone de un preadolescente se debería conectar de manera muy limitada al resto del mundo.  Por ejemplo, que solo se les permita enviar mensajes de texto a sus amigos (o bien, a usted). No es recomendable que ellos tengan acceso a cualquier tipo de cuenta que existe entre los medios sociales.

También, es importante que usted sea especialmente cuidadoso con lo que existe en el teléfono del chico: le recomendamos que se niegue a permitirle que descargue cualquier cosa y revisarle con cautela todo lo que ellos le pidan poner en él. Algunas aplicaciones, como SnapChat o Whisper App, les permitirían a muchas personas tener acceso a su hijo, mismos que más tarde podrían incluso hacerles daño.

Recuerde algo muy importante: las contraseñas básicas no limitan el uso de un Smartphone; en tanto que un preadolescente haya tenido esencialmente acceso no restringido una vez que hayan descubierto cuál es esa contraseña. Además, los preadolescentes deben tener un límite contundente en la cantidad de tiempo que se les permita utilizar el teléfono cada día – la cantidad exacta de tiempo depende de su edad y madurez general.

Cómo Decirle A Un Preadolescente Que Está Siendo Monitoreado

La mejor manera de decirle a un preadolescente que usted está utilizando un software de monitoreo en el iPhone es haciéndolo de una manera directa y que usted los está supervisando. El mundo digital no debe ser una tierra sin supervisión en dónde ellos sean capaces de hacer lo que quieran sin tener supervisión por parte de los padres.

En su defecto, explíqueles lo que usted estará buscando y por qué. Aquellos chicos quienes nunca hayan sido libres de ser supervisados se opondrán en menor medida a que usted lea sus mensajes de texto; a monitorear su historial de navegación en la web, y en general, a asegurarse de que están usando el dispositivo dentro de los límites que usted ha establecido.

¿Con Qué Frecuencia Debería Usted Monitorear El Uso Del Smartphone De Un Preadolescente?

La respuesta más sencilla es: de manera muy frecuente.

Es muy común que al referirse de los preadolescentes se hable de ellos como “sabiondos de la tecnología”, puesto que ellos saben perfectamente cómo hacer cosas tales como navegar por Internet, jugar videojuegos, y en general encontrar entretenimiento durante horas y horas, incluso teniendo el Smartphone o la computadora más básica.

Sin embargo, muy pocos chicos realmente entienden lo que están haciendo; ellos no piensan en los posibles inconvenientes que todo esto conlleva; no consideran el efecto que las cosas pudieran tener en el resto de sus vidas, y ciertamente no les gusta que nadie les diga que dejen de hacer algo que les divierta.

Y no se trata de que los preadolescentes estén especialmente dispuestos a mentir sobre la forma en la que usan sus smartphones… simplemente no se dan cuenta de lo que están haciendo. Haga de cuenta que un Smartphone es como un lugar de juegos que se encuentra a varios kilómetros de distancia de su casa. ¿Qué haría usted? ¿Le diría a su hijo que vaya a correr y a jugar ahí a cualquier hora que él quiera?, o ¿le insistiría que vaya acompañado por un chaperón en quien usted sabe que puede confiar, y que sepan que tienen que dejar de jugar a cierta hora?

Ya bien en línea o fuera de ella, los preadolescentes deberían están siempre bajo supervisión; y un software de monitoreo en el iPhone para los padres podría ayudar a asegurarle que no se le está escapando nada importante a usted.

Por último, no olvide reducir el monitoreo del teléfono de su hijo conforme éste vaya creciendo. Enmarque esto como un privilegio, y no como un derecho; los chicos se pueden ganar su independencia, pero no deben recibirla hasta que usted no se los indique. Esto podría servir como un excelente motivador y como una manera para darles una lección de que el trabajo arduo y la madurez son las cosas que traen las verdaderas recompensas en la vida.

 

You may also like

Leave a comment