Como Diferenciar entre monitorear y espiar

Cuando se trata de adolescentes, espiar y monitorear es la misma cosa, de cualquier forma sienten que su privacidad está siendo traspasada. La verdad es que para los padres si debe haber una distinción entre espiar y monitorear, ya que debemos comprender las intenciones reales y las técnicas de monitoreo. Aquí les decimos cómo saber lo que realmente estás haciendo.

Espiar

  • Espiar es una conducta secreta, se hace sin el conocimiento de la persona que está siendo espiada. Ésta es una de las cosas que más molesta a las personas, pues creemos que tenemos un derecho natural a la privacidad y el espionaje es visto como una violación a nuestro derecho de proteger información privada y personal.
  • El espionaje no respeta límites. Las personas que espían están interesadas en encontrar toda la información que puedan, sea o no relevante para la razón principal por la cual están espiando en primer lugar.
  • Espiar es ilegal frecuentemente. Por ejemplo, un individuo no puede espiar ninguna comunicación entre su esposo/a y alguien más. Hay ciertos límites para esto. Por ejemplo, grabar una conversación en la que has intervenido es típicamente legal, pero en general, la ley puede verlo como espionaje.
  • El espionaje tiende a ser malicioso, pues se enfoca en encontrar evidencias de un mal proceder. El material encontrado puede ser malinterpretado con dicha intención, sin importar el contexto en el cual se haya generado.
  • El espionaje destruye relaciones cuando ha sido escondido, pues viola la confianza de la persona, quien ya no desea mantener ningún vínculo con el espía.

Monitoreo

monitoring1 (1)

  • El monitoreo es abierto. Puede hacerse sin el conocimiento de la persona que va a ser monitoreada, lo cual en ocasiones es necesario, pero en la mayoría de los casos es más efectivo si la persona sabe que está siendo monitoreada.
  • El monitoreo tiene cierto alcance. Muchos padres que monitorean están verificando cosas específicas, y sólo examinan el material para asegurarse de que no estén allí. Otros padres prefieren no monitorear formas específicas de comunicación, incluso si tienen la posibilidad de hacerlo, ya que desean proteger la privacidad individual de sus hijos.
  • Monitorear es legal. Particularmente cuando un padre o representante legal está monitoreando a un niño en su propio hogar. Esto viene en dos niveles, el primero como dueño del dispositivo que se usa para monitorear, y por ende tienen derecho a controlar el modo en que se usa. Y segundo, porque el monitoreo se hace usualmente con consentimiento, la corte no ve problema con el monitoreo a menos que se exceda realmente de los límites del consentimiento.
  • El monitoreo se hace para proteger, y ayudar enfáticamente a la persona que está siendo monitoreada. Por ejemplo, muchos padres monitorean para detectar cualquier señal de depredadores sexuales, que podrían atraer a sus hijos a una relación no deseada.
  • El monitoreo ayuda a construir buenas relaciones al darle la oportunidad a las personas de probar su integridad. Cuando las personas saben que están siendo monitoreadas y alguien más verá material problemático (como cyberbullying) están menos dispuestos esconder dicho contenido o pretender que no sucede nada. En cambio, prefieren hablar de ello y buscar la ayuda que necesitan.

A primera vista, espiar y monitorear parecen la misma cosa, después de todo ambas involucran una persona en posición de poder, mirando lo que otra persona está haciendo. Sin embargo hay verdaderas diferencias que deben tomarse en cuenta en cualquier discusión al respecto. Para más información sobre las diferencias entre espiar y monitorear, observa este video sobre el tema.

You may also like

Leave a comment