8 Pasos para ser un buen padre en la era digital

buen-padre-en-la-era-digital

Nuestros hijos nunca han vivido en un mundo sin internet y nunca sabrán lo que es un teléfono de cable, ni tendrán que escuchar el sonido de marcado del teléfono para poder conectarse a internet.

Para ellos, los dispositivos digitales han incidido en su forma de aprender, crecer y comunicarse y por lo tanto también DEBE incidir en el modo en que los criamos.

Desde reconocer el impacto de la tecnología en la vida de nuestros hijos, hasta la consecución de cultura electrónica para la familia entera, aquí te dejamos 8 pasos para la buena crianza digital.

Paso 1: Mantenerse informado.

Es difícil tomar buenas decisiones si no sabes de lo que son capaces los dispositivos electrónicos, como son utilizados por los adolescentes, o cuales son las amenazas más comunes. Teenology está aquí para ayudarte con eso, sin embargo no podemos obligarte a aprender, debes tener la voluntad para lograrlo.

Comprométete aquí y ahora a mantenerte informado al respecto, ahora marca esta página como favorita y cualquier otra fuente que te proporcione este tipo de información. Tomate un tiempo para leer sobre esto cada semana, así estarás al día con y tendrás el conocimiento necesario para tomar mejores decisiones.

Paso 2: Ser un buen ejemplo a seguir.

Los niños tienen “una extraña habilidad para distinguir entre los adultos que solo saben hablar y aquellos que actúan según las normas que predican”.

Al menos, esa es la conclusión de Karen Stephens, instructora de la Universidad de Illinois del departamento de desarrollo infantil, quien escribió la importancia de los modelos a seguir en los modelos de crianza.

Si quieren que sus hijos tengan buenos hábitos digitales, como padres también deben tenerlos, de lo contrario, sus hijos lo notarán. Es decir, deben vivir según las creencias que les estás enseñando. Esto además será más efectivo que cualquier otra cosa para establecer tu autoridad en la materia.

Tampoco será dañino que tú también mejores tu relación con la tecnología.

Paso 3: Establecer las normas.

A nadie le sorprenderá oír que nuestros hijos piensan que sus teléfonos son de ellos, sin importar quien se los haya comprado. Tú eres el adulto, así que eres tú quien establece las reglas en el hogar, aunque este paso es más complicado de lo que parece.

Cuando tu hijo adquiere su Smartphone, las reglas deberían ser tan estrictas como sea posible, y a partir de ese momento, irle ofreciendo mayor libertad conforme se la van ganando según el uso que hagan de él.

Si rompen las reglas entonces deberás aplicar el castigo que creas apropiado, aunque el refuerzo positivo es importante, nuestros hijos deben entender que existen consecuencias negativas cuando incumplen su deber o tratan de saltarse las normas.

Paso 4: Hablar con tus hijos.

buen-padre-en-la-era-digital2

Tus hijos pueden manejar las razones por las cuales haces las cosas, así que es mejor ser abierto y honesto con el porqué de tus reglas ahora y en el futuro. Lo peor que puedes hacer es decir que las reglas son de cierta manera solo porque tú lo dices. Los niños habitualmente ven esto como arbitrario e injusto, y no se sentirán tan culpables de romper las reglas que consideran injustas.

Asegúrate de enfatizar que su seguridad es la razón principal de cada regla, los niños tienden a aceptar mejor las restricciones cuando su seguridad es el problema principal, especialmente si les compruebas que pueden estar a salvo gracias a ellas.

Paso 5: No más intentar ser su amigo o su seguidor en las redes sociales.

No necesitas integrarte en cuanta red social se unan tus hijos. Hacerse amigos o seguirlos es una forma de mantenerse en contacto con ellos, pero no sirve para vigilarlos. Es más probable que sientan que te estas entrometiendo en algo que ellos quieren mantener privado.

Enviarles mensajes o etiquetarlos constantemente puede ser molesto. No le des “Me gusta” ni comentes todo lo que publican, para mantenerte al tanto de sus actividades hace falta un toque distanciado, y para ello:

Paso 6: Utilizar aplicaciones de control parental.

Estas aplicaciones de control parental permiten restringir el uso del Smartphone de tu hijo en diferentes formas, entre ellas; evitar que descarguen ciertas aplicaciones, establecer límites para el tiempo de uso del teléfono, o mandarles recordatorios de que han estado en el teléfono demasiado tiempo.

El software de monitoreo parental también permite ver la actividad del teléfono, los mensajes de texto, las llamadas, el historial web, las redes sociales y otras aplicaciones. De esta forma puedes supervisar todo lo que hace tu hijo de manera apartada y verificar que tu hijo no está saltando las normas.

Nuestro consejo es que le informes a tu hijo que está siendo monitoreado. Algunos son bastante receptivos cuando están pequeños, los más grandes tendrán que lidiar con ello, pero asegúrate de hacerlo como parte de una condición del uso de su Smartphone, después de todo tú se los has dado. También puedes explicarles que tendrán mayor libertad y dejaras de supervisar ciertas cosas a medida que muestren ser responsables.

Paso 7: Comparte el mundo digital con tus hijos

Aunque no debes procurar estar todo el tiempo y hacer todo con ellos, (el paso 5 existe por una razón), puedes trabajar en compartir ciertas cosas del mundo digital con tus hijos. Por ejemplo, puedes discutir artículos de blog, investigar ciertos tópicos de su interés, o competir para ver quién encuentra primero las mejores ofertas para algún producto online, etc.

Compartir es algo que no solo se hace una vez, debería ser parte de la rutina familiar, y algo que todos disfruten haciendo. Promoviendo su curiosidad puedes enseñarles a usar el internet de una manera positiva.

También estas promoviendo que compartan contigo. Si los hijos sienten que compartir las cosas con sus padres es algo natural, es más probable que eviten ocultar cosas, y se hace más probable que busquen consejo de sus padres cuando algo anda mal.

Paso 8: Apártense del mundo digital cada cierto tiempo durante el día.

buen-padre-en-la-era-digital3

La desintoxicación digital, es una opción cada vez más popular en las familias, pues no se necesita estar en internet todo el tiempo para estar conectados. La simple verdad es que los Smartphone son adictivos, suenan y vibran cada vez que algo sucede, y nos hemos entrenado para cogerlo en el mismo momento en que suceden.

Si no te resistes a ello activamente, no solo serás tú quien salga dañado, si no tus hijos, pues nunca aprenderán cómo vivir sin la tecnología. Afortunadamente prevenir esto no es muy difícil, retirarse y dejar de lado los dispositivos tecnológicos como parte de una rutina significa que se le puede prestar atención a otras cosas, como el deporte, las mascotas, sus alimentos, etc.

Cuando el mundo digital se convierte en una herramienta más, y no en el centro de atención de sus vidas, entonces tienes éxito como padre digital.

You may also like

Leave a comment